Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Síndrome de Sjogren

¿Qué es el Síndrome de Sjogren?

El síndrome de Sjogren es una afección relativamente común que afecta principalmente a los ojos y las glándulas salivales, pero puede afectar a diferentes partes del cuerpo.

El síndrome de Sjogren es una afección autoinmune, lo que significa que ocurre como resultado de un mal funcionamiento del sistema inmunitario.

El sistema inmunitario está diseñado para identificar cuerpos extraños (como bacterias y virus) y atacarlos para mantenerlo saludable. Sin embargo, en el caso del síndrome de Sjogren, el sistema inmunitario ataca las glándulas que producen lágrimas y saliva. Esto evita que las glándulas funcionen correctamente y provoca sequedad en la boca, los ojos u otros tejidos.

La afección puede progresar lentamente, por lo que los síntomas típicos de ojos y boca secos pueden tardar años en aparecer. Sin embargo, también puede ocurrir un inicio rápido. Los síntomas pueden ser leves, moderados o severos, y la progresión a menudo es impredecible.

Las mujeres son las más comúnmente afectadas por el síndrome de Sjogren. No hay cura, pero se puede manejar de manera efectiva. En casos raros, pueden estar involucrados órganos como el hígado y los riñones, lo que puede aumentar la gravedad de la afección. En un pequeño número de personas, el síndrome de Sjogren puede estar asociado con el linfoma (cáncer de las glándulas linfáticas).

Causa del síndrome de Sjogren

No se sabe qué causa el síndrome de Sjogren. Parece que los genes pueden desempeñar un papel, combinado con un desencadenante externo, como una bacteria o un virus. También es más probable que afecte a las personas que tienen afecciones como artritis reumatoide, esclerodermia y lupus.

Síntomas del síndrome de Sjogren

Los síntomas más comunes del síndrome de Sjogren incluyen:

  • Ojos secos (irritación, sensación arenosa o con picazón, ardor).
  • Boca seca (o dificultad para masticar o tragar).
  • Otras áreas pueden verse afectadas. El síndrome de Sjogren es una afección sistémica, lo que significa que puede afectar a todo el cuerpo.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Hinchazón y sensibilidad de las glándulas alrededor de la cara, el cuello, las axilas y la ingle.
  • Cansancio (fatiga).
  • Piel seca o erupciones.
  • Dolor articular y dolor general.
  • Sequedad de nariz, oído y garganta.
  • Sequedad vaginal.
  • Irritación intestinal.
  • Las complicaciones pueden incluir:
  • Mayor riesgo de caries dental.
  • Mayor riesgo de desarrollar infecciones por aftas en la boca.
  • Problemas de la vista.
  • Inflamación de los órganos internos (como los riñones, los pulmones o el hígado).
  • Problemas con el sistema circulatorio y nervioso.

Consulta a tu médico de inmediato si notas enrojecimiento excesivo y dolor en los ojos, ya que esto podría ser un signo de infección.

Diagnóstico del síndrome de Sjogren

El diagnóstico y el tratamiento tempranos son importantes para prevenir futuras complicaciones. Puede ser difícil diagnosticar el síndrome de Sjogren, ya que los síntomas pueden imitar a los de otras afecciones como el lupus y la fibromialgia. La boca y los ojos secos también pueden ser los efectos secundarios de los medicamentos para otros problemas, como la depresión y la presión arterial alta.

El diagnóstico del síndrome de Sjogren a menudo lo realiza un reumatólogo (un especialista que trata afecciones que afectan las articulaciones, los músculos y los huesos) e implica una serie de pruebas, que pueden incluir:

  • Prueba de Schirmer: se utiliza un papel secante especial sujeto al ojo para evaluar el grado de producción de lágrimas.
  • Examen ocular, incluido el uso de tintes especiales.
  • Biopsia: se extrae un pequeño trozo de tejido de la glándula salival (generalmente del labio) y se examina con un microscopio.
  • Análisis de sangre: se pueden usar para verificar los niveles de células particulares del sistema inmunitario en la sangre y para detectar cualquier problema con los riñones o el hígado.

Tratamiento del síndrome de Sjogren

No existe una cura para el síndrome de Sjogren, pero se puede manejar de manera efectiva. El tratamiento puede incluir:

  • Lágrimas artificiales y ungüentos lubricantes para los ojos.
  • Saliva artificial.
  • Enjuagues bucales y pastillas.
  • Aerosoles nasales.
  • Lubricantes vaginales.
  • Loción hidratante para la piel.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos: estos medicamentos (por ejemplo, naproxeno e ibuprofeno) ayudan a controlar la inflamación y proporcionan un alivio temporal del dolor.
  • Medicamentos con corticosteroides: se pueden usar como tratamiento temporal para el dolor articular.
  • Medicamentos inmunosupresores: se pueden usar para ayudar a controlar su sistema inmunitario hiperactivo.

Autogestión del síndrome de Sjogren

Hay muchas cosas que puedes hacer para controlar su síndrome de Sjogren, que incluyen:

  • Evitar ambientes secos y polvorientos.
  • Evitar las corrientes de aire o el clima ventoso.
  • Usar gafas protectoras para el viento y el sol.
  • Beber agua regularmente o chupar cubitos de hielo.
  • Evitar los jabones fuertes que pueden resecar la piel.
  • Intenta aumentar la humedad en tu hogar.
  • Hacer ejercicio regularmente, seguir una dieta saludable, dejar de fumar y reducir el estrés para mejorar la salud y bienestar en general.
  • Comer alimentos blandos y húmedos si tienes problemas para tragar.
  • Comer raciones más pequeñas y frecuentes para estimular el flujo de saliva.
  • Usar agua tibia (no caliente) al ducharse o bañarse.
  • Masticar chicle sin azúcar para estimular la saliva.
  • Evitar los alimentos salados, ácidos o picantes y las bebidas gaseosas que pueden agravar las molestias si tienes la boca seca.
  • Practicar una buena higiene dental y visitar al dentista con frecuencia.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!