Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La importancia de dormir bien

Dormir bien por la noche es increíblemente importante para la salud. De hecho, es tan importante como comer sano y hacer ejercicio.

Desafortunadamente, hay muchas cosas que pueden interferir con los patrones naturales del sueño.

Las personas ahora duermen menos que en el pasado y la calidad del sueño también ha disminuido.

Aquí hay 10 razones por las que dormir bien es importante.

  • La falta de sueño está fuertemente relacionada con el aumento de peso

Las personas que duermen al y poco tienden a pesar significativamente más que aquellas que duermen lo suficiente.

De hecho, la corta duración del sueño es uno de los factores de riesgo más importantes de obesidad.

En un estudio de revisión extenso, los niños y adultos con poca duración del sueño tenían un 89% y un 55% más de probabilidades de desarrollar obesidad, respectivamente.

Se cree que el efecto del sueño sobre el aumento de peso está mediado por numerosos factores, incluidas las hormonas y la motivación para hacer ejercicio.

Si estás tratando de perder peso, dormir bien es absolutamente crucial.

  • Las personas que duermen bien tienden a comer menos calorías

Los estudios muestran que las personas privadas de sueño tienen un mayor apetito y tienden a comer más calorías.

La falta de sueño interrumpe las fluctuaciones diarias en las hormonas del apetito y se cree que causa una mala regulación del apetito.

Esto incluye niveles más altos de grelina, la hormona que estimula el apetito, y niveles reducidos de leptina, la hormona que suprime el apetito.

  • Dormir bien puede mejorar la concentración y la productividad

El sueño es importante para varios aspectos de la función cerebral. Esto incluye cognición, concentración, productividad y desempeño.

Todos estos se ven afectados negativamente por la falta de sueño.

Un estudio sobre médicos internos es un buen ejemplo.

Los que trabajaban en un horario tradicional con horas de trabajo extendidas de más de 24 horas cometieron errores médicos un 36% más graves que los que tenían un horario que permitía dormir más.

Otro estudio encontró que el sueño corto puede afectar negativamente algunos aspectos de la función cerebral en un grado similar a la intoxicación por alcohol.

Por otro lado, se ha demostrado que dormir bien mejora las habilidades de resolución de problemas y mejora el rendimiento de la memoria tanto de niños como de adultos.

  • Dormir bien puede maximizar el rendimiento deportivo

Se ha demostrado que el sueño mejora el rendimiento deportivo.

En un estudio sobre jugadores de baloncesto, se demostró que dormir más tiempo mejora significativamente la velocidad, la precisión, los tiempos de reacción y el bienestar mental.

La menor duración del sueño también se ha asociado con un rendimiento deficiente del ejercicio y una limitación funcional en mujeres mayores.

Un estudio en más de 2.800 mujeres encontró que la falta de sueño estaba relacionada con caminar más lento, menor fuerza de agarre y mayor dificultad para realizar actividades independientes.

Las personas que duermen mal tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular

La calidad y la duración del sueño pueden tener un efecto importante en muchos factores de riesgo para la salud.

Estos son los factores que se cree que impulsan las enfermedades crónicas, incluida la enfermedad cardíaca.

Una revisión de 15 estudios encontró que las personas que no duermen lo suficiente tienen un riesgo mucho mayor de sufrir una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral que las que duermen de 7 a 8 horas por noche.

  • El sueño afecta el metabolismo de la glucosa y el riesgo de diabetes tipo 2

La restricción experimental del sueño afecta el azúcar en la sangre y reduce la sensibilidad a la insulina.

En un estudio en hombres jóvenes sanos, restringir el sueño a 4 horas por noche durante 6 noches seguidas causó síntomas de prediabetes.

Estos síntomas se resolvieron después de una semana de mayor duración del sueño.

Los malos hábitos de sueño también están estrechamente relacionados con los efectos adversos sobre el azúcar en sangre en la población general.

Se ha demostrado repetidamente que quienes duermen menos de 6 horas por noche tienen un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

  • La falta de sueño está relacionada con la depresión

Los problemas de salud mental, como la depresión, están estrechamente relacionados con la mala calidad del sueño y los trastornos del sueño.

Se estima que el 90% de las personas con depresión se quejan de la calidad del sueño.

La falta de sueño se asocia incluso con un mayor riesgo de muerte por suicidio.

Aquellos con trastornos del sueño como insomnio o apnea obstructiva del sueño también informan tasas significativamente más altas de depresión que aquellos sin.

  • El sueño mejora la función inmunológica

Se ha demostrado que incluso una pequeña pérdida de sueño afecta la función inmunológica.

Un gran estudio de 2 semanas monitoreó el desarrollo del resfriado común después de administrar gotas nasales a las personas con el virus del resfriado.

Descubrieron que aquellos que dormían menos de 7 horas tenían casi 3 veces más probabilidades de desarrollar un resfriado que aquellos que dormían 8 horas o más.

Si tienes resfriados con frecuencia, puede ser muy útil asegurarte de dormir al menos 8 horas por noche.

  • La falta de sueño está relacionada con un aumento de la inflamación

El sueño puede tener un efecto importante sobre la inflamación del cuerpo.

De hecho, se sabe que la falta de sueño activa marcadores indeseables de inflamación y daño celular.

La falta de sueño se ha relacionado estrechamente con la inflamación a largo plazo del tracto digestivo, en trastornos conocidos como enfermedad inflamatoria intestinal.

Un estudio observó que las personas privadas de sueño con enfermedad de Crohn tenían el doble de probabilidades de recaer que los pacientes que dormían bien.

Los investigadores incluso recomiendan la evaluación del sueño para ayudar a predecir los resultados en personas con problemas inflamatorios a largo plazo.

  • El sueño afecta las emociones y las interacciones sociales

La falta de sueño reduce la capacidad para interactuar socialmente.

Varios estudios confirmaron esto utilizando pruebas de reconocimiento facial emocional.

Un estudio encontró que las personas que no habían dormido tenían una capacidad reducida para reconocer expresiones de ira y felicidad.

Los investigadores creen que la falta de sueño afecta la capacidad para reconocer señales sociales importantes y procesar información emocional.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!