Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

quistes bartolino

Bartolinitis: Síntomas, Tratamientos e Información

La Bartolinitis, también llamado quiste del conducto de Bartolino, es un pequeño saco lleno de líquido justo dentro de la abertura de la vagina de una mujer.

Se trata de un bulto suave e indoloro que en principio no suele causar ningún problema.

Sin embargo, si el quiste crece, puede ser notable e incómodo. Puede sentirse dolor en la piel que rodea la vagina (vulva) al caminar, al sentarse o durante las relaciones íntimas.

El quiste a veces puede afectar los labios externos que rodean la vagina (labios mayores). Un lado puede verse hinchado o más grande de lo normal.

Si el quiste se infecta, puede causar una acumulación dolorosa de pus (absceso) en una de las glándulas de Bartolino. Los signos de un absceso incluyen que el área afectada se vuelve roja, hinchada, sensible y caliente. También puede causar una temperatura alta de 38 ° C o más.

Cuándo ver al médico

Los quistes pequeños de Bartolino a veces solo se encuentran durante una prueba de detección cervical de rutina o un examen llevado a cabo por otra razón.

Siempre consulte con su médico de cabecera si desarrolla un bulto en el área alrededor de su vagina para que puedan confirmar un diagnóstico y descartar enfermedades más graves.

Si su médico de cabecera cree que el quiste o una de sus glándulas de Bartolino pueden estar infectadas, pueden usar un hisopo para extraer una muestra de secreción para su análisis e identificar la bacteria responsable.

En algunos casos, su médico puede recomendarle una biopsia. Se extraerá una pequeña muestra de tejido del quiste y se examinará con un microscopio para detectar signos de un tipo raro de cáncer vulvar llamado cáncer de glándulas de Bartolino.

¿Qué causa los quistes de Bartolino?

Las glándulas de Bartolino son un par de glándulas del tamaño de un guisante que se encuentran justo detrás y a cada lado de los labios que rodean la entrada de la vagina. Las glándulas generalmente no se notan porque rara vez tienen más de 1 cm de ancho.

Las glándulas de Bartolino secretan líquido que actúa como lubricante durante la relaciones íntimas. El fluido viaja por pequeños tubos llamados conductos hacia la vagina. Si los conductos se bloquean, pueden llenarse de líquido y expandirse para formar un quiste.

A menudo no se sabe por qué los conductos se bloquean, pero algunos casos están relacionados con infecciones bacterianas de transmisión (ETS) como gonorrea o clamidia, u otras infecciones bacterianas como Escherichia coli (E. coli).

Cómo se tratan los quistes de Bartolino

Si no tiene ningún síntoma notable, es poco probable que necesite tratamiento.

Si el quiste es doloroso, su médico puede recomendarle algunas medidas sencillas de cuidado personal y analgésicos.

Si esto no funciona, hay varios tratamientos disponibles para tratar el dolor y cualquier infección. Si es necesario, el quiste puede drenarse. La mayoría de estos tratamientos implican un procedimiento quirúrgico menor.

Un quiste de Bartolino a veces puede regresar después del tratamiento.

¿A quién puede afectarle?

El quiste de Bartolino generalmente afecta a mujeres sexualmente activas de entre 20 y 30 años.

Los quistes de Bartolino generalmente no afectan a las niñas porque las glándulas de Bartolino no comienzan a funcionar hasta la pubertad. Los quistes también son poco comunes después de la menopausia, ya que esto generalmente hace que las glándulas se encojan.

¿Se pueden prevenir?

No está claro exactamente por qué se desarrollan los quistes de Bartolino, por lo que generalmente no es posible prevenirlos.

Sin embargo, como se cree que algunos están relacionados con las ETS, Tener relaciones íntimas seguras (usar un condón) puede ayudar a reducir las probabilidades de que se desarrolle uno.

Tratamiento

Si tiene un bulto en sus genitales, haga que lo revise su médico. Si resulta ser un quiste de Bartolino y no molesta, a menudo es mejor dejarlo en paz.

Si el quiste es doloroso, su médico puede recomendar:

  • Remojar el quiste de 10 a 15 minutos en unos pocos centímetros de agua tibia (es más fácil en el baño) - es mejor hacer esto varias veces al día durante 3 o 4 días si es posible.
  • Sostener una compresa tibia contra el área.
  • Tomar analgésicos, como paracetamol o ibuprofeno.
  • Siempre lea las indicaciones del fabricante cuando use medicamentos sin receta.

Tratamiento de un absceso

Si el quiste se infecta y se desarrolla un absceso (una acumulación dolorosa de pus), se le pueden recetar antibióticos para eliminar la infección.

Una vez que la infección ha sido tratada, su médico de cabecera aún puede recomendar que se drene el quiste, especialmente si el absceso es grande.

Drenaje de quistes y abscesos

Se pueden usar varias técnicas para drenar un quiste o absceso de Bartolino y reducir la probabilidad de que regrese. Los principales procedimientos se describen a continuación.

  • Inserción de catéter globo

La inserción del catéter con balón, a veces conocida como colocación del catéter o fistulización, es un procedimiento que se usa para drenar el líquido del absceso o del quiste.

Se crea un pasaje permanente para drenar cualquier fluido que se acumule en el futuro. Este es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no tendrá que ingresar en el hospital.

Por lo general, se realiza bajo anestesia local, donde permanece consciente, pero el área está adormecida por lo que no puede sentir nada.

Se realiza un corte en el absceso o quiste y se drena el fluido. Luego se inserta un catéter con balón en el absceso o quiste vacíos. Un catéter con balón es un tubo delgado de plástico con un pequeño globo inflable en un extremo.

Una vez dentro del absceso o quiste, el globo se llena con una pequeña cantidad de agua salada. Esto aumenta el tamaño del balón por lo que llena el absceso o quiste. Se pueden usar puntadas para cerrar parcialmente la abertura y sostener el catéter con balón en su lugar.

El catéter permanecerá en su lugar mientras crecen nuevas células a su alrededor (epitelización). Esto significa que la superficie de la herida cicatriza, pero deja un pasaje de drenaje en su lugar.

La epitelización generalmente toma alrededor de 4 semanas, aunque puede llevar más tiempo. Después, el balón se drenará y se extraerá el catéter.

Algunos estudios informaron que más del 80% de las mujeres sanó bien y sus quistes o abscesos no regresaron después de la inserción del catéter con balón.

Las posibles complicaciones de la inserción del catéter con balón incluyen:

  • Dolor mientras el catéter está en su lugar.
  • Dolor o incomodidad durante las relaciones íntimas.
  • Hinchazón de los labios alrededor de la abertura de la vagina (labios).
  • Infección.
  • Sangrado.
  • Cicatrices

Si un absceso regresa constantemente, se puede usar un procedimiento quirúrgico, en el que quiste se abre primero con un corte y el líquido se drena. Los bordes de la piel se suturan para crear una pequeña "bolsa de canguro", que permite drenar cualquier fluido adicional.

Cuando se completa el procedimiento, el área tratada puede envolverse holgadamente con una gasa especial para absorber el líquido de la herida y detener cualquier sangrado. Por lo general, esto se eliminará antes de irse a casa.

El procedimiento dura de 10 a 15 minutos y generalmente se realiza de forma ambulatoria, por lo que no tendrá que permanecer en el hospital durante la noche. Por lo general, se realiza bajo anestesia general, aunque en su lugar se puede usar anestesia local.

Aunque las complicaciones después de la intervención son raras, pueden incluir:

  • Infección.
  • Que vuelva el absceso.
  • Sangrado.
  • Dolor: se le pueden administrar analgésicos durante las primeras 24 horas después del procedimiento.

Después de la intervención, se le aconsejará que tome las cosas con calma durante unos días. Debe evitar tener relaciones hasta que la herida se haya curado por completo, lo que generalmente toma alrededor de 2 semanas.

Quitar la glándula de Bartolino

Puede recomendarse la cirugía para extirpar la glándula afectada si otros tratamientos no han sido efectivos y usted ha repetido quistes o abscesos.

Esta operación generalmente se lleva a cabo bajo anestesia general y toma alrededor de una hora en completarse. Es posible que deba permanecer en el hospital durante 2 o 3 días.

Los riesgos de este tipo de cirugía incluyen sangrado, hematomas e infección de la herida. Si la herida se infecta, generalmente se puede tratar con antibióticos recetados por su médico.