Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

prolapso vejiga

 Prolapso de vejiga

Prolapso de la vejiga o cistocele es cuando la vejiga se abomba en la pared frontal de la vagina. Otros nombres para esto incluyen la vejiga "caída" y el prolapso de la pared vaginal anterior. El prolapso de la vejiga por lo general ocurre debido a un debilitamiento y estiramiento de las paredes vaginales, como resultado del parto o esfuerzo repetitivo. Los factores de riesgo incluyen el embarazo, el parto y cualquier otra cosa que ejerza presión sobre el piso pélvico, incluidos los ejercicios de gimnasia inapropiados. El prolapso de la vejiga puede ocurrir por sí solo o puede aparecer junto con otro prolapso, como un rectocele (cuando el intestino sobresale en la pared posterior de la vagina) o un prolapso uterino (cuando el útero y el cuello uterino caen dentro de la vagina y pueden sobresalir fuera de esta última).

Síntomas del prolapso de vejiga

Los síntomas del prolapso de vejiga dependen de la gravedad del prolapso, el nivel de actividad física de la persona y la presencia de cualquier otro tipo de prolapso.

Incluyen:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: goteo de orina al toser, estornudar, reír, correr o caminar, o incontinencia de urgencia, necesidad urgente de ir y fugas en el camino.
  • Necesidad de vaciar la vejiga con más frecuencia.
  • incapacidad para vaciar completamente la vejiga cuando va al baño.
  • Infecciones recurrentes del tracto urinario
  • Dificultad para mantener un tampón en su lugar durante la menstruación.
  • Tener que esforzarse para que comience el flujo de orina.
  • Un flujo lento de orina que tiende a detenerse y comenzar.
  • Una sensación de plenitud o presión dentro de la vagina.
  • Un bulto o hinchazón que se siente en la abertura vaginal.
  • Incomodidad durante las relaciones íntimas.
  • Protuberancia de la vagina a través de la entrada vaginal (en casos severos).

Factores de riesgo para el prolapso de vejiga

Los factores de riesgo para el prolapso de la vejiga incluyen cualquier cosa que ejerza presión sobre el piso pélvico, como:

  • Embarazo y parto.
  • Esforzarse regularmente en el inodoro para pasar los movimientos intestinales o vaciar la vejiga.
  • Tener sobrepeso.
  • Fumar y enfermedades pulmonares crónicas con tos.
  • Levantamiento repetitivo de niños o pesas pesadas en el trabajo o en el gimnasio, o cualquier ejercicio en el que exista una presión excesiva hacia abajo sobre el suelo pélvico.
  • Algunas mujeres tienen bastantes antecedentes familiares de prolapso.
  • Las mujeres posmenopáusicas son más susceptibles al prolapso de vejiga porque tienen niveles reducidos de estrógeno (la hormona s e x u a l femenina). El estrógeno ayuda a mantener los tejidos vaginales en un buen tono, por lo que una vez que los niveles de estrógeno disminuyen después de la menopausia, estos tejidos se vuelven más delgados y menos elásticos, lo que puede permitir que la vejiga forme una protuberancia en la vagina.

Diagnóstico del prolapso de vejiga

El prolapso de la vejiga se diagnostica por:

Historial médico, incluida la comprobación de posibles factores de riesgo.

Examen físico: para permitir la clasificación del prolapso, la evaluación de la función muscular del piso pélvico y la presencia de cualquier otro prolapso.

Pruebas

Las pruebas que se pueden realizar para confirmar o rechazar un diagnóstico de prolapso de vejiga, según sus síntomas, son:

Ultrasonidos de vejiga y pelvis para excluir masas o quistes que ejercen presión sobre la vejiga y evaluar la función muscular.

Urodinámica: una prueba de la función de la vejiga y para evaluar diferentes tipos de incontinencia.

Una exploración de la vejiga para medir la orina residual - la orina que queda en la vejiga después de vaciarla

Una prueba de orina a mitad de la vía para excluir una infección del tracto urinario

Grados de prolapso de vejiga

La gravedad de los prolapsos de vejiga se puede medir de varias maneras. "Suave", "moderado" y "severo" no siempre son completamente precisos, ya que dependen de la opinión de una persona.

La clasificación más utilizada es:

  • Etapa 1: la vejiga sobresale un poco hacia la vagina.
  • Etapa 2: la vejiga sobresale tanto que está cerca de la abertura vaginal.
  • Etapa 3: la vejiga sobresale de la vagina.

Muchos ginecólogos ahora usan el sistema POP-Q, que mide en centímetros el lugar del prolapso en relación con la entrada vaginal.

Tratamiento para el prolapso de vejiga

El tratamiento para el prolapso de la vejiga depende de qué tan grave sea.

Tratamiento para casos leves de prolapso vesical

Cuando no hay síntomas de prolapso de vejiga, el tratamiento puede ser innecesario. Los cambios en el estilo de vida pueden evitar que la condición empeore, y pueden incluir:

  • Pérdida de peso.
  • Manejo del estreñimiento.
  • Corrección de posición al sentarse en el inodoro.
  • Ejercicios del suelo pélvico.
  • El tratamiento de una tos crónica también es importante.

Tratamiento para casos moderados de prolapso de vejiga

Los cambios en el estilo de vida enumerados para los casos leves, el tratamiento de la tos crónica y la fisioterapia del piso pélvico son importantes, pero también puede estar indicada la cirugía. La derivación a un fisioterapeuta del suelo pélvico puede ser apropiada para evaluar la función del suelo pélvico y para enseñar la técnica correcta para realizar ejercicios del suelo pélvico.

En algunos casos, se puede usar un pesario para sostener la vejiga. Esto se puede usar para mujeres de todas las edades y es una buena opción para mujeres que no son aptas para la cirugía o que desean retrasar o evitar la cirugía.

Se inserta un pesario en la parte alta de la vagina para sostener la vejiga. El seguimiento regular con un médico es necesario en el uso a largo plazo.

Tratamiento para casos severos de prolapso de vejiga

Generalmente se requiere cirugía para reparar un prolapso de vejiga severo. Se utilizan diferentes técnicas, dependiendo de la combinación de prolapso y síntomas del tracto urinario. Su médico puede hablar con usted sobre las técnicas quirúrgicas disponibles.

Es común que se inserte un catéter urinario durante la operación para descansar la vejiga después de la cirugía, pero esto dependerá del procedimiento realizado.

La recuperación de la cirugía toma aproximadamente seis semanas y durante este tiempo no debe hacer ningún esfuerzo. Caminar es el mejor ejercicio en este momento y se pueden comenzar los ejercicios del suelo pélvico. Después de esto, aumente gradualmente su actividad a medida que los tejidos continúan sanando con toda su fuerza durante los primeros tres meses.

No debe levantar nada que pese más de 10 kg hasta este momento, y evite los ejercicios de alto impacto, las abdominales y el entrenamiento con pesas. Su fisioterapeuta puede aconsejarle ejercicios adecuados.

Autocuidado para el prolapso de vejiga

Su médico puede recomendarle que realice algunos cambios en su estilo de vida para evitar que el prolapso de la vejiga empeore (o se repita después de la cirugía). Estas sugerencias pueden incluir:

  • No levante objetos pesados ​​de más de 10 kg, incluidos hijos o nietos.
  • Haga ejercicio a diario para ayudar a mantener sus movimientos intestinales regulares, pero evite el entrenamiento con pesas, las abdominales y el ejercicio de alto impacto. Elija pesas más livianas que pueda levantar fácilmente sin esforzarse, fortalecimiento de la base de una pelota de ejercicios y ejercicios cardiovasculares como caminar, nadar o andar en bicicleta, en lugar de correr, saltar o hacer ejercicios aeróbicos de alto impacto.
  • Cuando haga ejercicio en el gimnasio, evite el entrenamiento con pesas que le permita contener la respiración o la tensión. Es preferible reducir el tamaño del peso y aumentar las repeticiones. Caminar en una cinta, con o sin inclinación, es un ejercicio adecuado.
  • Aumente la cantidad de fibra en su dieta para prevenir el estreñimiento y el esfuerzo: se recomiendan 30 gramos de fibra al día. El más mínimo esfuerzo puede empeorar el prolapso de la vejiga.
  • Beba entre seis y ocho vasos de líquido al día. No beber lo suficiente puede hacer que las heces sean duras, secas y difíciles de pasar.
  • Evite esforzarse en el inodoro para los intestinos o la vejiga, ya que esto empeorará el prolapso. Apoyarse con las rodillas separadas, los antebrazos en los muslos, la espalda recta y la barriga relajada ayudará.
  • Realice ejercicios diarios sobre el suelo pélvico para fortalecer los músculos que sostienen los órganos pélvicos. Es posible que necesite instrucciones de su médico, un fisioterapeuta del suelo pélvico o una enfermera de continencia.
  • Siempre apriete o apriete los músculos de su suelo pélvico antes de levantar, toser, reír o estornudar.
  • Si usted es posmenopáusica, su médico puede recomendar una terapia hormonal, generalmente en forma de preparaciones vaginales de estrógeno, como una crema, un comprimido pesario o vaginal, para mejorar las secreciones vaginales y el flujo sanguíneo y ayudar a tonificar la piel y los músculos que sostienen su vagina y vejiga.
  • Consulte a su médico para detectar cualquier afección que cause tos y estornudos, como asma, infecciones en el pecho y fiebre del heno, ya que el estornudo y la tos repetitivos pueden causar o empeorar un prolapso de vejiga.
  • Manténgase dentro de un rango de peso saludable. Se sabe que el sobrepeso empeora los síntomas.
  • Tener relaciones íntimas cuando tiene un prolapso de vejiga no lo empeora. Es posible que desee elegir una posición más cómoda si hay alguna molestia.

Ejercicios del suelo pélvico

Los ejercicios del suelo pélvico ayudan a aumentar la fuerza de los músculos del piso pélvico. Se ha demostrado que reducen los síntomas de un prolapso de vejiga leve a moderado y previenen cualquier empeoramiento. Estos ejercicios también pueden reducir los síntomas de la incontinencia urinaria, que pueden estar asociados con un prolapso de vejiga.

Es importante aprender a hacer los ejercicios correctamente para obtener el mayor beneficio. Por lo general, se requerirá una sesión individual con un fisioterapeuta del suelo pélvico especialmente capacitado para las mujeres que tienen síntomas de prolapso de vejiga.