Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

neumonia

¿Qué es una neumonía?

La neumonía es la hinchazón (inflamación) del tejido en uno o ambos pulmones. Generalmente es causada por una infección bacteriana.

Al final de los tubos de respiración en sus pulmones hay grupos de pequeños sacos de aire. Si tiene neumonía, estos pequeños sacos se inflaman y se llenan de líquido.

Síntomas de neumonía

Los síntomas de neumonía pueden desarrollarse repentinamente en 24 a 48 horas, o pueden aparecer más lentamente durante varios días.

Los síntomas comunes de la neumonía incluyen:

  • Tos - que puede ser seca o producir moco espeso de color amarillo, verde, marrón o manchado de sangre (flema).
  • Dificultad para respirar: su respiración puede ser rápida y superficial, y puede sentirse sin aliento, incluso cuando descansa.
  • Latidos rápidos.
  • Fiebre.
  • Sentirse mal en general.
  • Sudores y temblores.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolor en el pecho - que empeora al respirar o toser.

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Tos con sangre (hemoptisis).
  • Dolores de cabeza.
  • Fatiga.
  • Náuseas o vómitos.
  • Sibilancias.
  • Dolor articular y muscular.
  • Sentirse confundido y desorientado, particularmente en personas mayores.

Cuándo ver al médico de cabecera

Consulte a su médico de cabecera si se siente mal y tiene síntomas típicos de neumonía.

Busque atención médica de urgencia si experimenta síntomas graves, como respiración rápida, dolor en el pecho o confusión.

¿Quién está afectado?

La neumonía puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más común, y puede ser más grave, en ciertos grupos de personas, como los ancianos. Es más generalizada en otoño e invierno.

Las personas en estos grupos tienen más probabilidades de necesitar tratamiento hospitalario si desarrollan neumonía.

¿Qué causa la neumonía?

La neumonía suele ser el resultado de una infección neumocócica, causada por una bacteria llamada Streptococcus pneumoniae.

Muchos tipos diferentes de bacterias, como Haemophilus influenzae y Staphylococcus aureus, también pueden causar neumonía, así como virus y, más raramente, hongos.

Además de la neumonía bacteriana, otros tipos incluyen:

  • Neumonía viral: más comúnmente causada por el virus sincitial respiratorio (VSR) y, a veces, la influenza tipo A o B; Los virus son una causa común de neumonía en niños pequeños.
  • Neumonía por aspiración: causada por inhalar vómito, un objeto extraño, como un maní, o una sustancia dañina, como humo o una sustancia química.
  • Neumonía fúngica: afecta a personas con un sistema inmunitario debilitado.

Neumonía adquirida en el hospital: neumonía que se desarrolla en el hospital mientras recibe tratamiento para otra afección o se realiza una operación; Las personas en cuidados intensivos con máquinas de respiración están especialmente expuestas al riesgo de desarrollar neumonía asociada con el ventilador.

Grupos de riesgo

Los siguientes grupos tienen un mayor riesgo de desarrollar neumonía:

  • Bebés y niños muy pequeños.
  • Personas de edad avanzada.
  • Personas que fuman.
  • Personas con otras afecciones de salud, como asma, fibrosis quística o afecciones cardíacas, renales o hepáticas.
  • Personas con un sistema inmunitario debilitado, por ejemplo, como resultado de una enfermedad reciente, como la gripe, el SIDA, la quimioterapia o la toma de medicamentos después de un trasplante de órganos.

Diagnóstico de neumonía

Su médico de cabecera puede ser capaz de diagnosticar neumonía preguntándole acerca de sus síntomas y examinando su tórax. Pruebas adicionales pueden ser necesarias en algunos casos.

La neumonía puede ser difícil de diagnosticar porque comparte muchos síntomas con otras afecciones, como el resfriado común, la bronquitis y el asma.

Para ayudar a hacer un diagnóstico, su médico de cabecera puede preguntarle:

  • Si se siente sin aliento o está respirando más rápido de lo normal.
  • Cuánto tiempo ha tenido tos, y si está tosiendo mucosidad y de qué color es.
  • Si el dolor en su pecho empeora al inhalar.

Su médico de cabecera también puede tomar su temperatura y escuchar su pecho y espalda con un estetoscopio para verificar si hay sonidos de crujidos. Los pulmones llenos de líquido producen un sonido diferente al de los pulmones sanos normales.

Si tiene neumonía leve, es probable que no necesite una radiografía de tórax ni ninguna otra prueba.

Es posible que necesite una radiografía de tórax u otras pruebas, como una prueba de esputo (moco) o una prueba de sangre, si sus síntomas no han mejorado en las 48 horas posteriores al inicio del tratamiento.

Tratamiento de la neumonía

La neumonía leve generalmente puede tratarse en casa:

  • Descansando lo suficiente.
  • Tomando antibióticos.
  • Beber muchos líquidos.

Si no tiene ningún otro problema de salud, debe responder bien al tratamiento y recuperarse pronto, aunque su tos puede durar un tiempo.

Por lo general, es seguro que una persona con neumonía esté cerca de otras personas, incluidos los miembros de la familia.

Sin embargo, las personas con un sistema inmunitario debilitado son menos capaces de combatir las infecciones, por lo que es mejor evitar el contacto cercano con una persona con neumonía.

Para los grupos de riesgo, la neumonía puede ser grave y es posible que deba tratarse en el hospital. Esto se debe a que puede llevar a complicaciones graves, que en algunos casos pueden ser fatales, dependiendo de la salud y la edad de la persona.

Complicaciones de la neumonía

Las complicaciones de la neumonía son más comunes en niños pequeños, ancianos y personas con afecciones médicas preexistentes, como la diabetes.

Las posibles complicaciones de la neumonía incluyen:

  • Pleuritis - donde los revestimientos finos entre los pulmones y la caja torácica (pleura) se inflaman, lo que puede provocar insuficiencia respiratoria.
  • Un absceso pulmonar: una rara complicación que se observa principalmente en personas con una enfermedad preexistente grave o un historial de abuso grave de alcohol.
  • Intoxicación sanguínea (septicemia): también es una complicación rara pero grave.

Será ingresado en el hospital para recibir tratamiento si desarrolla una de estas complicaciones.

Prevención de la neumonía

Aunque la mayoría de los casos de neumonía son bacterianos y no se transmiten de una persona a otra, garantizar que los buenos estándares de higiene ayudarán a prevenir la propagación de gérmenes.

Por ejemplo:

  • Cubra su boca y nariz con un pañuelo cuando tosa o estornude.
  • Deseche los pañuelos usados ​​de inmediato: los gérmenes pueden vivir por varias horas después de que salen de su nariz o boca.
  • Lávese las manos regularmente para evitar transferir gérmenes a otras personas u objetos.
  • Un estilo de vida saludable también puede ayudar a prevenir la neumonía. Por ejemplo, debe evitar fumar, ya que daña los pulmones y aumenta la posibilidad de infección.
  • El abuso excesivo y prolongado de alcohol también debilita las defensas naturales de los pulmones contra las infecciones, haciéndolo más vulnerable a la neumonía.
  • A las personas con alto riesgo de neumonía se les debe ofrecer la vacuna contra el neumococo y la vacuna contra la gripe.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.