linfoma

Linfoma

El linfoma es un cáncer que comienza en el sistema linfático. Hay dos tipos principales de linfoma: el linfoma no Hodgkin (LNH) y el linfoma de Hodgkin (a veces llamado enfermedad de Hodgkin).

Las células del linfoma de Hodgkin se ven de manera particular con un microscopio. Las células de linfoma que no se ven así son un linfoma no Hodgkin. Es importante que los médicos puedan distinguir la diferencia entre las células de Hodgkin y las que no lo son, porque son dos enfermedades diferentes. Son muy similares en muchos aspectos, pero el tratamiento para cada uno es diferente.

El linfoma no Hodgkin puede ocurrir en niños, pero es más común en adultos. El linfoma de Hodgkin es mucho menos frecuente.

El sistema linfático y el linfoma

El sistema linfático es parte del sistema inmunológico, que ayuda a proteger nuestro cuerpo contra las infecciones. Consiste en ganglios linfáticos conectados por vasos linfáticos, que se ramifican en todas las partes del cuerpo, excepto el cerebro y la médula espinal.

El sistema linfático también incluye la médula ósea, el bazo, la glándula del timo y las amígdalas. Sus principales funciones son:

  • Drenar los fluidos de regreso al torrente sanguíneo de los tejidos corporales.
  • Filtrar la sangre y la linfa.
  • Luchar contra la infección.

El sistema linfático transporta un líquido claro llamado linfa, que contiene muchos glóbulos blancos llamados linfocitos. Los linfocitos maduran dentro de la sangre y la médula ósea, y se almacenan en los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos se encuentran en diversas áreas del cuerpo, como el cuello, las axilas, el tórax, el abdomen y la ingle. El líquido linfático se filtra a través de los ganglios linfáticos y los linfocitos atrapan y atacan a cualquier organismo extraño (como las bacterias).

En una persona con linfoma, se producen grandes cantidades de linfocitos anormales, que reemplazan a algunos de los linfocitos normales. Esto puede afectar el sistema inmunológico y la forma en que el cuerpo combate las infecciones. Los ganglios linfáticos también se inflaman, formando bultos indoloros.

El sistema linfático recorre la mayor parte del cuerpo. Esto significa que puede contraer linfoma en casi cualquier lugar. Es más frecuente que se vea por primera vez en los ganglios linfáticos del cuello, pero también es bastante común encontrarlo en el hígado o el bazo. También puede encontrar un linfoma en el intestino, el estómago, el cerebro, la piel, los testículos y los ojos.

Síntomas de linfoma

El síntoma más común del linfoma es una inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, la axila o la ingle. Estas inflamaciones suelen ser indoloras.

Otros síntomas generales incluyen:

  • Pérdida de peso inexplicable (más de una décima parte de su peso total).
  • Fiebre que va y viene sin ninguna causa obvia.
  • Sudoración intensa, especialmente de noche.
  • Algunas personas tienen picazón inexplicable.

Los médicos llaman a este grupo de síntomas "síntomas B". Algunas personas con linfoma pueden tenerlos, pero muchas no. A veces, el linfoma se introduce en la médula ósea y causa problemas con un recuento sanguíneo bajo.

La mayoría de las personas que tienen alguno de estos síntomas no tendrán linfoma. Estarán sufriendo de un problema mucho menos grave, como una infección de garganta. Sin embargo, siempre es importante consultar a su médico si tiene síntomas.

Causas del linfoma

No sabemos por qué la mayoría de las personas se enferman de linfoma. Hay muchos tipos diferentes y es poco probable que haya una causa única de todos los linfomas.

Hay algunos factores de riesgo conocidos, que incluyen:

  • Exposición a la radiación.
  • Exposición a ciertos químicos.
  • Infecciones y virus, incluido el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el virus de Epstein-Barr en personas cuyo sistema inmunitario está suprimido.

Otros factores de riesgo aún están siendo investigados.

Diagnóstico de linfoma

La mayoría de las personas comienzan a ir a ver a su médico con síntomas. Si a su médico le preocupa que pueda tener un linfoma, lo remitirán a un hospital para que le realicen una biopsia.

Si la biopsia de los ganglios linfáticos contiene células cancerosas, los patólogos también podrán diagnosticar el tipo específico de linfoma. Deberá realizarse más pruebas para ver dónde y hasta dónde se ha diseminado el linfoma.

Estas pruebas pueden incluir:

  • Examen físico y análisis de sangre.
  • Radiografías de tórax.
  • Tomografía computarizada (TC): una radiografía especializada para crear imágenes tridimensionales del cuerpo.
  • Escáner de galio: se inyecta una forma radioactiva de vida corta en el cuerpo y se describen los órganos del cuerpo cuando se ve con una cámara especial "gamma".
  • Tomografía por emisión de positrones (PET): se inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo, que resalta las áreas cancerosas cuando se ve con un escáner especial.
  • Biopsia de médula ósea: se extrae un poco de médula ósea del hueso de la cadera y se examina para detectar células cancerosas.

Los resultados de las pruebas pueden tardar unos días. Es muy natural sentirse ansioso mientras espera obtener sus resultados. Puede ayudar hablar con un amigo cercano o familiar sobre cómo se siente.

Etapas del linfoma

La enfermedad se "clasifica" según su localización y diseminación. Esto es importante para determinar el tipo de tratamiento que necesitará. Las etapas son:

  • Estadio I: el cáncer se encuentra en un área de los ganglios linfáticos o en un área u órgano fuera de los ganglios linfáticos.
  • Estadio II: el cáncer se encuentra en dos o más áreas de ganglios linfáticos o en un área u órgano fuera de los ganglios linfáticos en el mismo lado del diafragma (la lámina de músculo colgada debajo de los pulmones que permite la respiración).
  • Etapa III: el cáncer se encuentra en las áreas de los ganglios linfáticos en ambos lados del diafragma.
  • Etapa IV: el cáncer se diseminó fuera del sistema linfático a uno o más órganos, como el bazo, el hígado o la piel.

Tratamiento para el linfoma

El tratamiento para el linfoma depende de la ubicación y la gravedad del cáncer. El tratamiento para el linfoma de Hodgkin a menudo es muy exitoso y muchas personas se curan. El linfoma no Hodgkin también es curable, pero puede ser más difícil de tratar.

Los tratamientos son ligeramente diferentes para el linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin. Algunas personas solo necesitan un tratamiento. Otros necesitarán una combinación.

Las opciones incluyen:

  • Espera cautelosa: es posible que algunas formas de linfoma no Hodgkin de crecimiento lento no necesiten un tratamiento activo cuando se diagnostican por primera vez. Serán necesarios chequeos regulares.
  • Quimioterapia: se utilizan pastillas o inyecciones de medicamentos contra el cáncer.
  • Radioterapia: se utiliza para atacar y matar las células cancerosas. Esto se usa en adultos, pero rara vez se usa para tratar niños con linfoma.
  • Esteroides: las pastillas o inyecciones pueden mejorar la eficacia de su quimioterapia.
  • Inmunoterapia (terapia biológica, anticuerpos monoclonales) con anticuerpos: se trata de un tratamiento que utiliza sustancias naturales del cuerpo o medicamentos elaborados a partir de sustancias naturales del cuerpo. Generalmente se combina con quimioterapia. Varios tratamientos más de anticuerpos están en ensayos clínicos y se están desarrollando más.
  • Trasplante de células madre (o médula ósea): las células madre son las células a partir de las cuales evolucionan las células sanguíneas. Las dosis altas de quimioterapia pueden dañar las células madre, por lo que, durante este tratamiento, las células madre se extraen de la médula ósea antes de administrar dosis más altas de quimioterapia. Luego se trasplantan de nuevo después de que la quimioterapia haya terminado. Esto se llama un trasplante autólogo de células madre. Se puede sugerir este tratamiento si la enfermedad regresa o no responde al primer tratamiento.
  • A veces, es necesario obtener células madre de un familiar o un donante que no esté relacionado con usted, pero que tenga médula ósea coincidente. Este tipo de trasplante a veces se realiza si su linfoma reaparece después de un trasplante con sus propias células madre y se denomina trasplante alogénico de células madre. Los trasplantes alogénicos tienen más efectos secundarios y complicaciones, y este tratamiento no es adecuado para todos.
  • Terapias complementarias y alternativas: cuando se usan junto con su tratamiento convencional contra el cáncer, algunas de estas terapias pueden hacer que se sienta mejor y mejore su calidad de vida. Otros pueden no ser tan útiles y en algunos casos pueden ser perjudiciales.

Todos los tratamientos tienen efectos secundarios. Estos variarán dependiendo del tipo de tratamiento que esté recibiendo. Muchos efectos secundarios son temporales, pero algunos pueden ser permanentes. Su médico le explicará todos los efectos secundarios posibles antes de que comience su tratamiento.

Cuando una cura no es posible

Si el linfoma se diagnosticó en sus últimas etapas, el cáncer puede haberse diseminado hasta el punto en que ya no es posible una cura. Luego, el tratamiento se enfoca en mejorar la calidad de vida aliviando los síntomas (esto se denomina tratamiento "paliativo"). Se pueden usar medicamentos para aliviar el dolor, las náuseas y los vómitos.

** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!