Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

infecciones bacterias virus

Muchas infecciones humanas son causadas por bacterias o virus. Las bacterias son pequeños organismos unicelulares, algunos investigadores creen que están relacionados con las plantas. Se encuentran entre las formas de vida más exitosas del planeta y abarcan hábitats desde laderas de hielo hasta los desiertos.

Las bacterias pueden ser beneficiosas, por ejemplo, las bacterias intestinales nos ayudan a digerir los alimentos, pero algunas son responsables de una variedad de infecciones. Estas variedades causantes de enfermedades se llaman bacterias patógenas. Muchas infecciones bacterianas pueden tratarse con éxito con los antibióticos apropiados, aunque las cepas resistentes a los antibióticos están comenzando a emerger. La inmunización está disponible para prevenir muchas enfermedades bacterianas importantes.

Un virus es un microorganismo aún más pequeño que solo puede reproducirse dentro de la célula viva de un huésped. Es muy difícil matar un virus. Es por eso que algunas de las enfermedades transmisibles más graves conocidas por la ciencia médica son de origen viral.

Cómo entran las bacterias y los virus en el cuerpo

Para causar enfermedades, las bacterias patógenas deben tener acceso al cuerpo. La gama de rutas de acceso para bacterias incluye:

  • Cortes.
  • Alimentos o agua contaminados.
  • Contacto cercano con una persona infectada.
  • Contacto con las heces de una persona infectada.
  • Respirar las gotas exhaladas cuando una persona infectada tose o estornuda.
  • Indirectamente, tocando superficies contaminadas, como grifos, manijas de inodoros, juguetes y pañales.

Los virus se propagan de una persona a otra por:

  • Tos.
  • Estornudos.
  • Vómitos.
  • Mordeduras de animales o insectos infectados.
  • Exposición a fluidos corporales infectados a través de actividades como relaciones íntimas o compartir agujas hipodérmicas.
  • Olvidarse de lavarse las manos después de manipular mascotas y animales es otra forma de ingerir los gérmenes por vía oral.

Tipos de bacterias

Las bacterias que causan enfermedades se clasifican ampliamente de acuerdo con su forma. Los cuatro grupos principales incluyen:

  • Bacilos en forma de barra con una longitud de alrededor de 0.03 mm. Las enfermedades como la fiebre tifoidea y la cistitis son causadas por cepas de bacilos.
  • Cocci - con forma de esfera con un diámetro de alrededor de 0,001 mm. Según el tipo, las bacterias cocos se agrupan de diferentes maneras, como en pares, líneas largas o grupos apretados. Los ejemplos incluyen los estafilococos (que causan una gran cantidad de infecciones, incluidos los forúnculos) y los gonococos (que causan la gonorrea).
  • Espiroquetas: como su nombre indica, estas bacterias tienen la forma de espirales diminutas. Las bacterias espiroquetas son responsables de una variedad de enfermedades, incluida la sífilis de infección de transmisión s e x u a l.
  • Vibrio en forma de coma. La enfermedad tropical del cólera, caracterizada por diarrea severa y deshidratación, es causada por la bacteria vibrio.

Características de las bacterias

La mayoría de las bacterias, aparte de la variedad de cocos, se mueven con la ayuda de pequeñas colas de amarre (flagelos) o azotando sus cuerpos de lado a lado. En las condiciones adecuadas, una bacteria se reproduce al dividirse en dos. Cada célula "hija" se divide en dos y así sucesivamente, de modo que una sola bacteria puede florecer en una población de unos 500,000 o más en solo ocho horas.

Si las condiciones ambientales no se adaptan a las bacterias, algunas variedades se transforman en un estado latente. Desarrollan un revestimiento externo resistente y esperan el cambio apropiado de condiciones. Estas bacterias que hibernan se llaman esporas. Las esporas son más difíciles de matar que las bacterias activas debido a su recubrimiento externo.

Curar una infección bacteriana

El cuerpo reacciona a las bacterias que causan enfermedades al aumentar el flujo sanguíneo local (inflamación) y al enviar células del sistema inmunitario para atacar y destruir las bacterias. Los anticuerpos producidos por el sistema inmunitario se adhieren a las bacterias y ayudan en su destrucción. También pueden inactivar las toxinas producidas por patógenos particulares, por ejemplo el tétanos y la difteria.

Las infecciones graves se pueden tratar con antibióticos, que funcionan al interrumpir los procesos metabólicos de la bacteria, aunque comienzan a surgir cepas resistentes a los antibióticos. La inmunización está disponible para prevenir muchas enfermedades bacterianas importantes, como la gripe hemofílica tipo b (Hib), el tétanos y la tos ferina.

Tipos de virus

Un virus es un minúsculo bolsillo de proteína que contiene material genético. Si colocas un virus junto a una bacteria, el virus quedará enano. Por ejemplo, el virus de la poliomielitis es aproximadamente 50 veces más pequeño que una bacteria estreptocócica, que a su vez solo tiene 0.003 mm de largo. Los virus se pueden describir como virus de ARN o ADN, según el tipo de ácido nucleico que forma su núcleo.

Los cuatro tipos principales de virus incluyen:

  • Icosahedral: la cubierta exterior (cápside) está hecha de 20 lados planos, lo que le da una forma esférica. La mayoría de los virus son icosaédricos.
  • Helicoidal: la cápside tiene la forma de una varilla.
  • Envuelto: la cápside está encerrada en una membrana holgada, que puede cambiar de forma pero a menudo parece esférica.
  • Complejo: el material genético está recubierto, pero sin una cápside.

La respuesta del cuerpo a la infección viral

Los virus representan un desafío considerable para el sistema inmunológico del cuerpo porque se esconden dentro de las células. Esto dificulta que los anticuerpos los alcancen. Algunas células especiales del sistema inmunitario, llamadas linfocitos T, pueden reconocer y matar las células que contienen virus, ya que la superficie de las células infectadas cambia cuando el virus comienza a multiplicarse. Muchos virus, cuando se liberan de células infectadas, serán eliminados de manera efectiva por los anticuerpos producidos en respuesta a una infección o inmunización previa.

Curar una infección viral

Los antibióticos son inútiles contra las infecciones virales. Esto se debe a que los virus son tan simples que usan sus células anfitrionas para realizar sus actividades por ellos. Así que los medicamentos antivirales funcionan de manera diferente a los antibióticos, al interferir con las enzimas virales.

Los medicamentos antivirales actualmente solo son efectivos contra algunas enfermedades virales, como la influenza, el herpes, la hepatitis B y C y el VIH, pero las investigaciones continúan. Una proteína natural, llamada interferón (que el cuerpo produce para ayudar a combatir las infecciones virales), ahora se puede producir en el laboratorio y se usa para tratar las infecciones de hepatitis C.

La inmunización contra la infección viral no siempre es posible

Es posible vacunar contra muchas infecciones virales graves como el sarampión, las paperas, la hepatitis A y la hepatitis B. Una campaña de vacunación mundial agresiva, encabezada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), logró eliminar la viruela. Sin embargo, algunos virus, como los que causan el resfriado común, pueden mutar de una persona a otra. Así es como una infección con esencialmente el mismo virus puede seguir esquivando el sistema inmunológico. La vacunación para este tipo de virus es difícil, porque los virus ya han cambiado su formato para cuando se desarrollan las vacunas.