Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

hiperacusia

¿Qué es la Hiperacusia?

Hiperacusia es el nombre de la intolerancia a los sonidos cotidianos que causa una angustia significativa y afecta las actividades cotidianas de una persona.

La condición puede variar mucho. Por ejemplo, a algunas personas les resultan extremadamente incómodos los ruidos fuertes, a algunos les resultan particularmente molestos, a algunos les da miedo los ruidos fuertes, mientras que otros experimentan dolor al escuchar sonidos normales.

La hiperacusia afecta a personas de todas las edades y es bastante común en niños.

La condición puede ser una pequeña molestia para algunos, pero para muchos puede tener un gran impacto en su vida.

Síntomas de hiperacusia

La hiperacusia puede comenzar repentinamente o desarrollarse gradualmente con el tiempo.

Cuando alguien con la afección oye ruido, puede:

  • Sentirse incómodo.
  • Cubrir sus oídos o tratar de alejarse del ruido.
  • Sentirse enojado, tenso, angustiado o ansioso.
  • Experiencia de dolor: la hiperacusia puede ser muy dolorosa para algunas personas
  • Algunas personas se asustan con el sonido y evitan situaciones ruidosas, lo que hace que se aíslen socialmente. La vida escolar y laboral también puede verse pejudicada, ya que puede ser muy difícil concentrarse.

Cuándo obtener ayuda médica

Visite a su médico de cabecera si tiene una grave intolerancia al sonido. Pueden examinar sus oídos y remitirlo a un especialista para que le hagan pruebas si es necesario.

No hay pruebas que puedan diagnosticar definitivamente la hiperacusia, pero se le puede solicitar que complete un cuestionario sobre sus síntomas y que se realice una prueba de audición para determinar qué nivel de sonido provoca una reacción.

Tratamientos para hiperacusia

No hay medicamentos u operaciones específicas que puedan tratar la hiperacusia, aunque tratar cualquier causa subyacente puede ayudar a resolver el problema.

Si no hay una causa clara, se pueden recomendar técnicas especializadas para ayudar a reducir su sensibilidad al ruido.

El tratamiento puede involucrar:

  • Terapia cognitiva conductual (TCC): tiene como objetivo ayudarlo a explorar y cambiar su forma de pensar acerca de los ruidos molestos para reducir la angustia, cambiar su comportamiento de evitación y ayudarlo a recuperarse de sus síntomas de hiperacusia.
  • Asesoramiento y educación: para apoyarlo y ayudarlo a aprender más sobre su hiperacusia.
  • Terapia de sonido (desensibilización): tiene como objetivo ayudar a desensibilizar su audición durante varios meses, utilizando generadores especiales de ruido colocados en la habitación o en sus oídos (similar a los audífonos).
  • Cambios en el estilo de vida, que incluyen aprender técnicas de relajación, escuchar música o sonidos relajantes, no evitar situaciones ruidosas y no usar tapones para los oídos (esto puede aumentar la sensibilidad de sus oídos).

Causas de la hiperacusia

La causa de la hiperacusia no está clara. Se ha relacionado con una serie de otras afecciones, aunque muchas personas con hiperacusia no tienen ningún otro problema obvio.

La hiperacusia se ha asociado con:

  • Tinnitus: audición de sonidos que provienen de su cuerpo, en lugar de una fuente externa
  • Pérdida de audición: el cerebro a veces puede compensar la reducción de la audición amplificando las señales procedentes de los oídos.
  • Daño al oído o al cerebro, incluso por una lesión en la cabeza, cirugía de oído, exposición a ruidos fuertes, extracción de cerumen, pegamento e infecciones persistentes en el oído.
  • Migrañas.
  • Parálisis de Bell - un tipo de parálisis facial.
  • Enfermedad de Ménière: un trastorno del oído interno que causa una sensación de giro (vértigo), tinnitus y pérdida de la audición.
  • Depresión y trastorno de estrés postraumático (TEPT).
  • Enfermedad de Addison: un trastorno raro de las glándulas suprarrenales, que se encuentra cerca de los riñones y produce hormonas importantes.
  • Trastornos que afectan el cerebro, como el síndrome de Williams o el trastorno del espectro autista.

La hiperacusia también puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos. Si está tomando algún medicamento, revise el prospecto que se incluye para ver si la hiperacusia se menciona como un posible efecto secundario.

**El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.