Una de las principales causas de enfermedad y de muerte en la actualidad la constituyen los accidentes; probablemente porque nuestro comportamiento no es todo lo prudente que debiera. Los accidentes son inesperados, lo que no significa que sean inevitables.

Caídas y golpes, cómo prevenir accidentes.

Son muchas las medidas que se pueden adoptar para prevenir los accidentes y vamos a agruparlas en dos fundamentales: protección para los más pequeños y educación para el resto de la población.

¿Cómo evitar golpes y caídas?

  • Sea prudente cuando realice actividades que entrañan algún riesgo.
  • Si un niño está sobre una superficie elevada: cambiadores, tronas, mostradores, taburetes… siempre debe haber un adulto con él.
  • Coloque barandillas altas o cierres de seguridad en los lugares peligrosos como ventanas, escaleras, balcones...
  • Procure tener siempre una buena iluminación.
  • Para acceder a lugares altos utilice escaleras estables. Los taburetes pueden ser peligrosos.
  • Ponga un material antideslizante en el suelo de la bañera.
  • Para limpiar los suelos utilice productos que no los conviertan en una superficie resbaladiza, como ocurre con los abrillantadores o las ceras. Evite pisar suelos mojados.
  • Tenga cuidado con las alfombras pequeñas, se deslizan fácilmente.
  • Utilice calzado adecuado y protectores como cascos, rodilleras, tobilleras o coderas si va a desarrollar alguna actividad que así lo aconseje (deportes, juegos…).

¿Qué hacer en caso de golpes o caídas?

Golpes en la cabeza

Si el golpe ha sido de cierta importancia o si el accidentado se desmaya, vomita, dice o hace cosas raras, sangra por la nariz o por el oído o tiene usted la más mínima duda sobre su estado, acuda a un hospital urgentemente.
Si sólo aparece un chichón póngale hielo o compresas frías. Obsérvelo un tiempo y si surgen cualquiera de los síntomas antes descritos o un sueño inhabitual, acuda al hospital.

Golpes en las extremidades

Si hay deformidad, imposibilidad de movimiento o un fuerte dolor traslade al herido a un centro de urgencias con la extremidad inmovilizada: los brazos en cabestrillo, que se puede hacer con un pañuelo o abriendo un agujero en el centro del jersey por donde se meta la mano; las piernas con un palo, un bastón o atadas una a la otra.

Golpes en el abdomen

Traslade al herido a un centro médico tumbado boca arriba y con las piernas flexionadas.

Golpes en el tórax

Si presenta dificultad para respirar traslade al accidentado a un centro de urgencias; tumbado sobre el lado lesionado, con la cabeza y los hombros más altos. Si aparece un dolor intenso llévelo también a centro de urgencias; pero, en este caso,
sentado y cómodo.

En general, el accidentado adoptará la postura con la que sienta menos dolor: respétela.

Golpes en la boca

Limpie suavemente la boca con una gasa impregnada en agua o en suero fisiológico.
Si se ha roto un diente, conserve el trozo en la saliva del niño, en leche o en suero.
Si se ha salido todo el diente, intente volver a meterlo en el hueco que ha dejado, tocándolo poco y siempre por la zona que no encaja en la encía; si no puede colocarlo, sumérjalo en la saliva del niño, leche o suero.
Acuda inmediatamente a su dentista.

Fuente: Madrid Salud

Comparte este artículo!