esclerodermia

¿Qué es la Esclerodermia?

La esclerodermia es una enfermedad del tejido conectivo del cuerpo. La esclerodermia significa 'piel dura'. El síntoma más común es un engrosamiento y endurecimiento de la piel, particularmente de las manos y la cara.

El tejido conectivo se mantiene unido y soporta nuestras articulaciones, músculos, órganos internos y piel. El tejido conectivo de las personas con esclerodermia tiene demasiado colágeno, lo que hace que se endurezca.

La esclerodermia puede afectar muchas áreas diferentes del cuerpo, y los síntomas varían mucho de persona a persona.

Cualquier persona puede desarrollar esclerodermia, pero es más común entre las edades de 30 y 60 años, y tres veces más probable en las mujeres.

La esclerodermia no es contagiosa. La condición puede ser leve, moderada o severa. No hay cura, pero es posible manejar con éxito los síntomas.

Tipos de esclerodermia

Hay dos clasificaciones amplias de esclerodermia en función de la cantidad de piel y otros órganos afectados. Estos son:

  • Esclerodermia localizada: afecta la piel. Hay dos tipos de esclerodermia localizada, morfea o lineal. Ambos tienen signos y síntomas distintivos. La esclerodermia localizada a veces puede restringir el movimiento normal de las articulaciones, debido al endurecimiento de la piel sobre la articulación. Se desconoce la causa de la esclerodermia localizada.
  • Esclerodermia difusa: (también llamada esclerodermia o esclerosis sistémicas) implica un endurecimiento más generalizado de la piel. Los órganos internos también se ven afectados. La esclerosis sistémica es una enfermedad autoinmune, lo que significa que la afección surge debido a la hiperactividad del sistema inmunitario, por lo que el sistema inmunitario ataca los propios tejidos del cuerpo.

Los síntomas de la esclerodermia

Los síntomas variarán de persona a persona y dependerán del tipo de esclerodermia y de qué órganos internos están involucrados, si los hay.

Los síntomas pueden incluir:

  • Engrosamiento y endurecimiento de la piel.
  • Fenómeno de Raynaud: una afección que afecta el flujo sanguíneo a las extremidades, con mayor frecuencia en los dedos de manos y pies. Es causada por una constricción repentina de los vasos sanguíneos.
  • Rigidez y dolor en los músculos o articulaciones (o ambos).
  • Indigestión, acidez estomacal, diarrea, estreñimiento.

Causas de la esclerodermia

La causa de la esclerodermia no se conoce. Las posibles causas pueden incluir un sistema inmunitario hiperactivo, factores genéticos y desencadenantes ambientales, aunque ninguno de estos factores ha sido probado.

Diagnóstico de esclerodermia

No existe una prueba específica para la esclerodermia, por lo que el médico utilizará una variedad de pruebas médicas que incluyen exámenes físicos, análisis de sangre y biopsias de tejido para llegar a un diagnóstico.

Tratamiento de la esclerodermia

No hay cura para la esclerodermia. El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y dependerá de los síntomas de la persona. Las cremas con esteroides aplicadas a la piel se pueden recetar para la esclerodermia localizada. También se puede recetar una variedad de otros medicamentos antiinflamatorios. Los medicamentos especializados también están disponibles para la enfermedad pulmonar asociada a la esclerodermia.

Una persona con esclerodermia debe ser monitoreada por un dermatólogo o reumatólogo. Otros profesionales médicos, como inmunólogos, médicos respiratorios y gastroenterólogos, pueden participar en el tratamiento continuo.

Manejo de la esclerodermia

El manejo de la enfermedad depende de la gravedad, pero puede incluir:

  • Medicamentos: para disminuir los síntomas del fenómeno de Raynaud o tratar otros órganos afectados, como el tracto gastrointestinal, los pulmones o los riñones.
  • Cambios en el estilo de vida: evitar la exposición a temperaturas frías, ponerse ropa abrigada y no fumar. Estas medidas ayudan a manejar el fenómeno de Raynaud.
  • Ejercicio suave y regular para contrarrestar los efectos de la inmovilización articular y mejorar la salud general.
  • Manejo del estrés: para ayudar a enfrentar las demandas y los desafíos de la enfermedad.
  • Ayudas y equipo: los efectos de la esclerodermia pueden dificultar algunas acciones, por ejemplo, usar las manijas de las puertas o vestirse. Cambiar el entorno de su hogar o trabajo y usar ayudas y equipos puede ayudar. Un terapeuta ocupacional puede brindar consejos.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!