Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Dolor en la pelvis mujeres

La pelvis alberga los órganos reproductores. Se encuentra en la parte inferior del abdomen, donde el abdomen se encuentra con las piernas. El dolor pélvico puede irradiarse hacia la parte inferior del abdomen, lo que dificulta la diferenciación del dolor abdominal.

Siga leyendo para conocer las posibles causas del dolor pélvico en las mujeres, cuándo buscar ayuda y cómo manejar este síntoma.

Causas dolor pelvis

Hay muchas causas de dolor pélvico agudo y crónico. El dolor pélvico agudo se refiere al dolor repentino o nuevo. El dolor crónico se refiere a una afección duradera, que puede permanecer constante o ir y venir.

Enfermedad inflamatoria pélvica (EPI)

La enfermedad inflamatoria pélvica (EPI) es una infección de los órganos reproductores femeninos. Por lo general, es causada por una infección de transmisión s e x u a l no tratada, como clamidia o gonorrea. Las mujeres a menudo no experimentan síntomas cuando se infectan por primera vez. Si no se trata, la EPI puede causar complicaciones graves, como dolor crónico y severo en la pelvis o el abdomen.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Sangrado durante las relaciones íntimas.
  • Fiebre.
  • Flujo vaginal abundante y con olor.
  • Dificultad o dolor al orinar.
  • La EPI requiere atención médica inmediata para evitar complicaciones adicionales, que incluyen:
  • Embarazo ectópico.
  • Cicatrices en los órganos reproductivos.
  • Abscesos.
  • Esterilidad.

Endometriosis

La endometriosis puede ocurrir en cualquier momento durante sus años reproductivos. Es causada por el crecimiento de tejido uterino fuera del útero. Este tejido continúa actuando como lo haría si estuviera dentro del útero, incluyendo engrosamiento y desprendimiento en respuesta al ciclo menstrual.

La endometriosis a menudo causa diversos grados de dolor, que varía de leve a severo y debilitante. Este dolor es a menudo más pronunciado durante la menstruación. También puede ocurrir durante las relaciones íntimas y con los movimientos intestinales o de la vejiga. El dolor a menudo se centra dentro de la región pélvica, pero puede extenderse hacia el abdomen.

La endometriosis también puede afectar los pulmones y el diafragma, aunque esto es raro.

Además del dolor, los síntomas pueden incluir:

  • Períodos pesados.
  • Náuseas.
  • Hinchazón.
  • La endometriosis también puede provocar infertilidad.

Los tratamientos para el manejo del dolor pueden incluir analgésicos de venta libre o procedimientos quirúrgicos, como la laparoscopia. También existen tratamientos efectivos para la endometriosis y la concepción, como la fertilización in vitro. El diagnóstico temprano puede ayudar a reducir los síntomas crónicos, incluidos el dolor y la infertilidad.

Ovulación

Algunas mujeres experimentan un dolor agudo temporal durante la ovulación cuando se libera un óvulo de un ovario. Por lo general, dura solo unas pocas horas y a menudo responde a los analgésicos de venta libre.

Menstruación

El dolor pélvico puede ocurrir antes y durante la menstruación y generalmente se describe como calambres en la pelvis o la parte inferior del abdomen. La gravedad puede variar de mes a mes.

El dolor antes de la menstruación se llama síndrome premenstrual (SPM). Cuando el dolor es tan intenso que no puede disfrutar de sus actividades cotidianas normales, se conoce como trastorno disfórico premenstrual (TDPM). El SPM y el TDPM a menudo se acompañan de otros síntomas, que incluyen:

  • Hinchazón.
  • Irritabilidad.
  • Insomnio.
  • Ansiedad.
  • Senos sensibles.
  • Cambios de humor.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor en las articulaciones.

Estos síntomas generalmente, aunque no siempre, se disipan una vez que comienza la menstruación.

El dolor durante la menstruación se llama dismenorrea. Este dolor puede sentirse como calambres en el abdomen, o como un dolor persistente en los muslos y la espalda baja. Puede ir acompañado de:

  • Náusea.
  • Dolor de cabeza.
  • Aturdimiento.
  • Vómitos.

Si su dolor menstrual es intenso, hable con su médico sobre el manejo del dolor. Los medicamentos de venta libre o la acupuntura pueden ayudar.

Torsión ovárica (anexial)

Si su ovario se tuerce repentinamente sobre su huso, sentirá un dolor inmediato, agudo e insoportable. El dolor a veces se acompaña de náuseas y vómitos. Este dolor también puede comenzar días antes como calambres intermitentes.

La torsión ovárica es una emergencia médica que generalmente requiere cirugía inmediata. Si experimenta algo como esto, busque atención médica de inmediato.

Quiste de ovario

Los quistes en el ovario a menudo no causan ningún síntoma. Si son grandes, puede sentir un dolor sordo o agudo en un lado de la pelvis o el abdomen. También puede sentir hinchazón o pesadez en la parte inferior del abdomen.

Si el quiste se rompe, sentirá un dolor repentino y agudo. Debe buscar tratamiento si experimenta esto, sin embargo, los quistes ováricos generalmente se disipan por sí solos. Su médico puede recomendar la extracción de un quiste grande para evitar la ruptura.

Fibromas uterinos (miomas)

Los fibromas uterinos son crecimientos benignos en el útero. Los síntomas varían según el tamaño y la ubicación. Muchas mujeres no tienen ningún síntoma en absoluto.

Los fibromas grandes pueden causar una sensación de presión o un dolor sordo en la pelvis o la parte inferior del abdomen. También pueden causar:

  • Sangrado durante las relaciones.
  • Períodos pesados.
  • Problemas para orinar.
  • Dolor de piernas.
  • Estreñimiento.
  • Dolor de espalda.
  • Los fibromas también pueden interferir con la concepción.

Los fibromas ocasionalmente causan un dolor agudo y severo si superan su suministro de sangre y comienzan a morir. Busque ayuda médica inmediata si experimenta:

  • Dolor pélvico crónico.
  • Dolor pélvico agudo.
  • Sangrado vaginal abundante entre períodos.
  • Problemas para vaciar la vejiga.

Cánceres ginecológicos

El cáncer puede ocurrir en muchas áreas de la pelvis, incluyendo:

  • Útero.
  • Endometrio.
  • Cerviz.
  • Ovarios.

Los síntomas varían, pero a menudo incluyen dolor sordo y doloroso en la pelvis y el abdomen, y dolor durante las relaciones. El flujo vaginal inusual es otro síntoma común.

Hacerse chequeos y exámenes ginecológicos regulares puede ayudar a encontrar cánceres temprano, cuando son más fáciles de tratar.

Dolor pélvico en el embarazo

El dolor pélvico durante el embarazo generalmente no es motivo de alarma. A medida que su cuerpo se ajusta y crece, sus huesos y ligamentos se estiran. Eso puede causar sentimientos de dolor o incomodidad.

Sin embargo, cualquier dolor que le ponga nerviosa o le preocupe, incluso si es leve, debe consultarlo con su médico. Especialmente si se acompaña de otros síntomas, como sangrado vaginal, o si no desaparece o dura un período prolongado de tiempo. Algunas posibles causas de dolor durante el embarazo incluyen:

Contracciones de Braxton Hicks

Estos dolores a menudo se denominan trabajo de parto falso y ocurren con mayor frecuencia durante el tercer trimestre. Pueden ser provocados por:

  • Esfuerzo físico.
  • Los movimientos del bebé.
  • Deshidratación.

Las contracciones de Braxton-Hicks pueden ser incómodas, pero no son tan intensas como el dolor de parto. Tampoco vienen a intervalos regulares ni aumentan de intensidad con el tiempo.

Las contracciones de Braxton-Hicks no son una emergencia médica, pero debe informarle a su médico que las tiene cuando acuda a su próxima cita prenatal.

Aborto espontáneo

Un aborto espontáneo es la pérdida de un embarazo antes de la semana 20 de gestación. La mayoría de los abortos espontáneos ocurren durante el primer trimestre, antes de la semana 13. A menudo van acompañados de:

  • Sangrado vaginal o manchado rojo brillante.
  • Calambres abdominales.
  • Sensación de dolor en la pelvis, el abdomen o la zona lumbar.
  • Flujo de líquido o tejido desde la vagina.

Si cree que está teniendo un aborto espontáneo, vaya a urgencias de inmediato.

Parto prematuro

El parto que ocurre antes de las 37 semanas de embarazo se considera parto prematuro. Los síntomas incluyen:

  • Dolor en la parte inferior del abdomen, que puede sentirse como contracciones agudas y cronometradas o como presión sorda.
  • Dolor de espalda baja.
  • Fatiga.
  • Flujo vaginal más pesado de lo normal.
  • Calambres en el estómago con o sin diarrea.
  • También puede expulsar su tapón de moco. Si el parto está siendo provocado por una infección, también puede tener fiebre.

El parto prematuro es una emergencia médica que requiere atención inmediata. A veces puede detenerse mediante tratamiento médico antes de dar a luz.

Desprendimiento de la placenta

La placenta se forma y se adhiere a la pared uterina al principio del embarazo. Está diseñada para proporcionar oxígeno y nutrición a su bebé hasta el parto. En raras ocasiones, la placenta se desprende de la pared uterina. Esto puede ser un desprendimiento parcial o completo, y se conoce como desprendimiento placentario.

El desprendimiento de la placenta puede causar sangrado vaginal, acompañado de sensaciones repentinas de dolor o sensibilidad en el abdomen o la espalda. Es más común en el tercer trimestre, pero puede ocurrir en cualquier momento después de la semana 20 de embarazo.

El desprendimiento de placenta también requiere tratamiento médico inmediato.

Embarazo ectópico

Los embarazos ectópicos ocurren poco después de la concepción si un óvulo fertilizado se implanta en una trompa de Falopio u otra parte del tracto reproductivo en lugar de en el útero. Este tipo de embarazo nunca es viable y puede provocar la ruptura de las trompas de Falopio y hemorragias internas.

Los síntomas principales son dolor agudo e intenso y sangrado vaginal. El dolor puede ocurrir en el abdomen o la pelvis. El dolor también puede irradiarse hacia el hombro o el cuello si se ha producido una hemorragia interna y se ha acumulado sangre debajo del diafragma.

Los embarazos ectópicos pueden disolverse con medicamentos o pueden requerir cirugía.

Otras causas

El dolor pélvico puede ser causado por una amplia gama de afecciones adicionales tanto en hombres como en mujeres. Éstos incluyen:

  • Bazo agrandado.
  • Apendicitis.
  • Estreñimiento crónico.
  • Diverticulitis.
  • Hernias femorales e inguinales.
  • Espasmo muscular del piso pélvico.
  • Colitis ulcerosa.
  • Cálculos renales.

Diagnóstico

Su médico tomará un historial para conocer el tipo de dolor que tiene y sus otros síntomas e historial general de salud. También pueden recomendar una prueba de Papanicolaou si no la ha tenido en los últimos tres años.

Hay varias pruebas estándar que puede esperar. Éstas incluyen:

  • Examen físico, para buscar áreas de sensibilidad en el abdomen y la pelvis.
  • Ultrasonido pélvico (transvaginal), para que su médico pueda ver su útero, trompas de Falopio, vagina, ovarios y otros órganos dentro de su sistema reproductivo. Esta prueba utiliza una varita insertada en la vagina, que transmite ondas de sonido a la pantalla de una computadora.
  • Exámenes de sangre y orina, para buscar signos de infección.

Si la causa del dolor no se descubre a partir de estas pruebas iniciales, es posible que necesite pruebas adicionales, como:

Tomografía computarizada.

  • Resonancia magnética pélvica.
  • Laparoscopia pélvica.
  • Colonoscopia.
  • Cistoscopia.

Remedios caseros

El dolor pélvico a menudo responde a los analgésicos de venta libre, pero asegúrese de consultar con su médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento durante el embarazo.

En algunos casos, descansar puede ayudar. En otros, el movimiento suave y el ejercicio ligero serán más beneficiosos. Pruebe estos consejos:

Coloque un paño de agua caliente en su abdomen para ver si ayuda a aliviar los calambres o tomar un baño tibio.

Eleve sus piernas. Esto puede ayudar a aliviar el dolor pélvico y el dolor que afecta la parte baja de la espalda o los muslos.

Pruebe el yoga, el yoga prenatal y la meditación, que también pueden ser útiles para controlar el dolor.

Tome hierbas, como la corteza de sauce, que pueden ayudar a disminuir el dolor. Obtenga la aprobación de su médico antes de usarlo durante el embarazo.

Recuerde

El dolor pélvico es una condición común en mujeres con una amplia gama de causas. Puede ser crónico o agudo. El dolor pélvico a menudo responde a tratamientos en casa y medicamentos de venta libre. Sin embargo, puede ser causada por muchas afecciones graves que requieren la atención inmediata de un médico.

Siempre es una buena idea consultar a su médico si experimenta dolor pélvico, especialmente si ocurre regularmente. Pueden realizar pruebas para descubrir la causa.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.