Se trata de un autocontrol asistido por su farmacéutico llamado RapidPlus Control, en el que, en sólo 5 minutos (en realidad suele ser algo más de tiempo) y con unos pequeños pinchazos en el dedo, totalmente indoloros, podrás realizarte un autocontrol sobre el colesterol y triglicéridos, la glucosa, hemoglobina (anemia), ácido úrico, creatinina (buen funcionamiento de los riñones) y del hígado (GPT).

Los diferentes test's sirve para conocer aquellos riesgos que dan la señal de aviso antes de producirse una enfermedad y controlar cualquier alteración crónica para evitar futuros inconvenientes. Cada una de las pruebas suele costar alrededor de 3 €, mucho más económico que en cualquier laboratorio, en el que en el fondo, recibirás igualmente las pruebas más importantes.

Colesterol y triglicéridos

El 50% de adultos, tanto hombres como mujeres, tiene valores de colesterol superiores a los deseados.

Los riesgos fundamentales que causan las enfermedades cardiovasculares, son debidos a un alto indice de colesterol y triglicéridos.

En los casos de riesgo cardiovascular, en muchas ocasiones no existe sintomatología alguna, por la que se recomienda realizar un control de colesterol y triglicéridos a las personas con factores de riesgo cardiovascular.

  • Tabaquismo/Obesidad/Sedentarismo
  • Diabetes mellitus
  • Hipertensión
  • Hipercolesterolemia
  • Sexo masculino
  • Edad superior a los 45 Años en hombres y más de 55 en mujeres
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular precoz (antes de los 55 en hombres y 65 en mujeres)

Algunas personas adquieren este trastorno por herencia, manifestándose ya en la infancia.

El exceso de lípidos (grasas circulantes) se va acumulando en las paredes de las arterias, lo que se denominan placas de ateroma, que con el tiempo van tapando las paredes de las arterias dificultando el paso de la sangre, produciendo así, daños y lesiones que se convierten, dependiendo de qué arteria obstruya, en angina de pecho e infartos en la zona del corazón, daños cerebrales y problemas en las extremidades inferiores.

Simplemente cambiando los hábitos alimenticios, una buena y variada alimentación y si es necesario, su correcta medicación, podemos reducir considerablemente los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.

Las pruebas sobre el colesterol no necesitan realizarse en ayunas, aunque sí es necesario en el caso de los triglicéridos.

Glucosa

Por cada diabético conocido, hay otro que no lo sabe

La glucosa es necesaria para todas las células del cuerpo, pero para entrar en las células y así ser utilizada como energía, necesita la insulina, una hormona secretada por el páncreas.

Entre los indicios de una posible glucosa elevada en sangre o diabetes, se encuentra el hambre, ser intensa, necesidad de micción más frecuente, incremento en el cansancio e infecciones frecuentes.

Las personas que tienen diabetes es porque no fabrican la insulina suficiente para llevar a cabo dichas funciones, o porque la insulina que genera no es efectiva.

Existen dos tipos de diabetes:

· Diabetes tipo 1 o juvenil. Suele aparecer antes de los 30 Años y de forma brusca. Es producida por falta de secreción de insulina

· Diabetes de tipo 2 o adulta. Aparece después de de los 30 Años lenta y asintomáticamente. Está muy relacionada con la obesidad. Aparece una resistencia a la insulina.

Una detección precoz de la diabetes puede retrasar, o incluso evitar las posibles complicaciones como:

  • Es la primera causa de ceguera
  • Alteraciones vasculares sobre todo en pies y piernas
  • Importante factor de riesgo cardiovascular en infarto de miocardio y enfermedades cerebro-vasculares
  • Insuficiencia renal, alteraciones del sistema nervioso, infecciones, impotencia, envejecimiento precoz
  • Etc

Para realizar las pruebas que determinan el indice de glucosa de forma correcta, las haremos en ayunas o dos horas después de cualquier comida, teniendo un mayor significado el diagnóstico, con los resultados obtenidos fuera de ayuna.

Los principales necesitados en realizarse éstas pruebas son:

  • Personas con una edad superior a los 45 Años
  • Obesidad
  • Antecedentes familiares de Diabetes Mellitus en primer grado
  • Antecedentes de diabetes gestacional o niños con más de 4 kilos al nacer
  • Hipertensión
  • Alteraciones de Colesterol o Triglicéridos

Hemoglobina

A veces, la anemia es la pista que se consigue para descubrir una enfermedad, más importante aún que la propia anemia.

La hemoglobina es una sustancia ubicada en el interior de los glóbulos rojos, la cual da ese color rojizo, característico de la sangre. El descenso de concentración de la hemoglobina propina la llamada anemia. Dicha sustancia transporta el oxígeno hasta los tejidos.

El tipo de anemia lo debe de determinar el médico. Las más frecuentes son las relacionadas con la deficiencia de hierro, debido a una alimentación poco variada y equilibrada, con bajos aportes de hierro.

Se prevé que un 7-12% de los lactantes y preescolares, un 4-5% de las mujeres en edad reproductiva y un 1% de escolares, adolescentes y hombres adultos desarrollan anemia por falta de hierro.

Los síntomas visibles de la anemia son:

  • Palidez de la piel y mucosas
  • Ahogo en el esfuerzo moderado
  • Mareo en los cambios bruscos de postura
  • Taquicardia
  • Palpitaciones
  • Irritabilidad
  • Cefaleas
  • Insomnio
  • Anorexia

Ácido úrico

El ácido úrico sirve con indicador de riesgo, advirtiendo con mucha antelación.

La gota es debido a un desorden metabólico, el cual podemos, no notarlo mientras pasan muchos Años en cuanto a su desarrollo y llegando a presentarse de forma repentina con fuerte dolor en las articulaciones y sobre todo en el dedo gordo del pie o al final de los dedos.

Puede ocasionar cálculos renales de ácido úrico y de oxalato cálcico. Los niveles altos de ácido úrico en sangre, son debidos a un error congénito o por enfermedades que producen una destrucción celular acelerada o un defecto en su eliminación.

Algunas causas que ayudan a producir la gota son:

  • Personas con diabetes
  • Sobrepeso
  • Desorde metabólico de las grasas
  • Consumo elevado de alcohol
  • Dieta rica en purientes (altas cantidades de carne roja y vísceras)

Una prueba de ácido úrico ayuda a prevenir problemas como piedras en el riñón y dolores en las articulaciones.

Creatinina

El riñón, al igual que el hígado son los órganos encargados de depurar la sangre. Los riñones actúan como filtros y están sometidos a constantes agresiones, por lo que es conveniente revisarlos periódicamente, sobre todo las personas diabéticas, las que tienen presión arterial alta, frecuentes infecciones en las vías urinarias, cálculos renales y valores elevados de ácido úrico, medicación prolongada y medicación negrotóxica incluso por breve espacio de tiempo. Dichas revisiones no necesitan mucha complicación, ya que la creatinina actúa como un indicador de la capacidad de filtración renal que tienen los riñones.

Los síntomas que generan las enfermedades de riñón apenas son notorias, por lo que las complicaciones llegan cuando son otros órganos como el corazón y la circulación de la sangre.

Conviene realizar un control de creatinina también, si tiene síntomas de alerta como:

  • Edema (hinchazón de extremidades)
  • Escasa producción de orina en 24 horas, es decir, menos de 1,5 l.
  • Dolor en los riñones

GPT

El hígado realiza muchas funciones indispensables para la vida del organismo

El GPT es una enzima transaminasa que se localiza en las células del hígado, donde realiza una intensa actividad metabólica. Normalmente no suele aparecer en sangre, aunque aumenta sus niveles cuando sufre a causa de alguna razón como enfermedad hepática, exceso de comida rápida, alcohol y sustancias tóxicas o tratamientos medicamentosos a largo plazo.

Algunos de los síntomas visibles que determinen la opción de realizar la prueba de GPT son:

  • Cansancio injustificado
  • Dolor o molestias en la región hepática y/o de forma generalizada
  • Inapetencia
  • Trastornos digestivos
  • Ictericia y cambio de color de la orina y las heces
  • Dificultad en la coagulación de la sangre
Comparte este artículo!