Cómo controlar la ansiedad

Vivir con miedo de tener que hablar con extraños. Experimentar ataques de ansiedad, el corazón acelerado y sensaciones de náuseas intensas son síntomas de ansiedad que pueden hacer que evitemos socializar en lugares públicos como bares y restaurantes e incluso limitarnos para trabajar.

Puede llevar años de medicamentos, terapia y encontrar nuevos hábitos saludables, pero se puede llegar a controlar la ansiedad.

No es fácil, pero trabajar con el médico y aprender algunos trucos, puede ayudar a controlar la ansiedad. Quizás no desaparezca de forma permanente. Pero se pueden ir perfeccionando las habilidades y aprender a reaccionar de manera más positiva.

Estos son algunos consejos para tomar medidas cuando aparece la ansiedad.

  • Evita la cafeína

La cafeína es conocida como un inductor de ansiedad. Para muchas personas, beber café se ha convertido en un hábito olvidando a menudos lo sensibles que son.

Cuando te sientas ansioso o sientas que vas a estarlo, como antes de usar el transporte público, toma la decisión consciente de dejar de tomar cafeína. Esto también se aplica a los refrescos con cafeína.

  • Evita el alcohol

Los sentimientos de ansiedad pueden ser tan abrumadores que puedes sentir la necesidad de tomar un cóctel para relajarte.

Aunque esto puede funcionar a corto plazo, el alcohol en realidad cambia los niveles de serotonina y otros neurotransmisores en el cerebro, empeorando los síntomas. De hecho, puedes sentirte más ansioso después de que el alcohol desaparezca.

  • Escríbelo

Uno de los peores aspectos de la ansiedad es no saber por qué te sientes nervioso. Podrías estar tumbado en una playa idílica con el sonido de las olas del océano aun así sentirte preocupado sin ninguna razón.

Ahí es cuando escribir puede ayudar. Puede ser una forma efectiva de explorar cómo te sientes, especialmente si hablar en voz alta se siente imposible.

Los estudios demuestran que llevar un diario es en realidad una forma saludable de lidiar con los sentimientos negativos y puede ayudar a reducir el estrés.

  • Usa aroma de lavanda

La lavanda es conocida por sus propiedades calmantes. Mantén una pequeña botella de aceite de lavanda a mano para beneficiarte del aroma cuando sientas que se avecinan pensamientos ansiosos.

Si practicas meditación, intenta oler lavanda durante la práctica. Con el tiempo, asociarás la sensación de relajación con ese aroma, haciéndolo aún más efectivo.

  • Habla con alguien que lo entienda

Si tus sentimientos de ansiedad dificultan tu funcionamiento, debes hablar con un profesional de la salud. Pero hablar con amigos también puede ayudar. Es muy probable que tengas algún amigo o familiar que también tienen un trastorno de ansiedad. Cuando te sientas realmente mal, puedes enviarles un mensaje diciéndoles cómo te encuentras.

Podrían tener un nuevo consejo que puedes probar, o pueden señalar algo que podría haber actuado como un disparador. Es agradable desahogarse con alguien que sabe cómo se siente estar en tu situación.

  • Encuentra un mantra

Utiliza afirmaciones positivas todos los días para ayudar a controlar tu estado de ánimo. Procura tener un mantra diferente para repetir cuando te sientas ansioso.

Por ejemplo: "Este sentimiento es solo temporal". Esto te ayudará a sentirte tranquilo, especialmente si estás al borde de un ataque de pánico. También puedes recordarte a ti mismo que sobreviviste a otros ataques de pánico en el pasado y reconocer que todo estará bien siempre que seas paciente contigo mismo.

  • Caminar

A veces, cuando experimentas ansiedad, se debe a una acumulación de adrenalina. El ejercicio, incluso si es solo una caminata, puede ayudar a usar esa adrenalina extra.

Hay personas que pueden sentirse ansiosas cuando no se han movido lo suficiente durante el día, por lo que caminar es una excelente manera de utilizar el exceso de energía.

Caminar al aire libre también puede mejorar el bienestar. Por ejemplo, pasear por una zona boscosa podría reducir la producción de hormonas del estrés más fácilmente que si se hace por la ciudad.

  • Beber agua

No beber suficiente agua puede empeorar los síntomas de ansiedad. La deshidratación en realidad puede causar palpitaciones del corazón. Esto puede provocar sentimientos de pánico, lo que puede desencadenar un ataque de ansiedad.

Tómate unos minutos para relajarte y bebe un vaso grande de agua y comprueba si te sientes mejor.

  • Tiempo a solas

Tener tiempo a solas es esencial para todos, ayuda a recargar baterías y relajarse. También es una oportunidad para practicar meditación, que puede reducir los síntomas de ansiedad y pánico.

  • Apaga el teléfono

Estar conectado constantemente es una maldición moderna con la que todos debemos vivir.

No tengas miedo de apagar tu teléfono de vez en cuando. Úsalo como una oportunidad para practicar la atención plena, ir a bañarte o escribir por qué te sientes ansioso.

  • Disfrutar de un baño

¿Te parece que tus pensamientos ansiosos te están afectando tanto física como mentalmente? Esto es común y puede ser un círculo vicioso, lo que dificulta la relajación si el cuerpo está tenso.

Un baño caliente con sales de Epsom es ideal para relajar los músculos, lo que también puede ayudar a relajar la mente.

Un baño también es bueno para alentar la meditación, porque las distracciones externas como la televisión no existen.

  • Come algo

A veces puede ocurrir que el estrés de un día de trabajo o estudios nos mantenga tan ocupados que nos olvidemos hasta de comer. El nivel bajo de azúcar en la sangre puede hacer que te sientas nervioso, irritable y ansioso. Intenta comer algo saludable y fácil de digerir como un plátano. Luego, sigue con una comida bien balanceada con proteínas, carbohidratos y verduras.

Controlar la ansiedad lleva tiempo

No hay una solución rápida para la ansiedad, y a menudo puede parecer una lucha cuesta arriba. Pero si adquieres conciencia de las causas de tus síntomas y recibes ayuda de un médico, puedes controlar los síntomas.

Es posible que algunos de los consejos dados te funcionen de inmediato y otros puede que no tengan ningún efecto, pero lo importante es seguir intentándolo.

Ceder ante los sentimientos de ansiedad y retirarte del mundo solo sirve para hacer la vida más difícil a la larga. Continuar buscando soluciones que funcionen es la clave para la recuperación. La práctica hace la perfección, así que no dejes de buscar formas que funcionen para ti.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!