La hipercolesterolemia es la presencia elevada del colesterol en la sangre. Puede ser por un trastorno hereditario (hipercolesterolemia familiar) o secundaria a una enfermedad, como por ejemplo la diabetes o por el consumo inadecuado de alimentos que puedan favorecer un exceso de producción endógena.

colesterol

 

El colesterol es una sustancia ampliamente distribuida en el organismo que forma parte en la síntesis de algunas hormonas, de la bilis y del tejido nervioso y, forma parte de nuestras membranas celulares. Se sintetiza en el hígado a partir de ácidos grasos saturados y se transporta unido a las lipoproteínas LDL (colesterol malo) y HDL (colesterol bueno).

Para mantener una forma de vida saludable disminuyendo los factores que pueden influir en un aumento del colesterol, hay que tener en cuenta los siguientes factores: mantener el peso entre los valores recomendables de IMC, disminuir o incluso eliminar el consumo de alcohol y tabaco y, procurar mantener una alimentación sana y adecuada, realizando ejercicio de modo regular (deporte, paseos, etc.).

Como regla general consideramos que los alimentos de origen vegetal no contienen colesterol, mientras que los de origen animal sí. Es conveniente no sobrepasar los 300 mg de colesterol por día (un huevo tiene unos 250 mg). Para una persona normal se puede considerar una ingesta correcta de 2 a 3 huevos por semana.

Los ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) presentes en gran cantidad en el aceite de oliva y los poliinsaturados (ácido linoléico) abundantes en las nueces y aceites de semillas, son beneficiosos. Los ácidos grasos saturados no son recomendables, ya que favorecen la producción interna del colesterol. Los alimentos ricos en éstos son: cordero, leche entera, mantequilla, huevos, margarinas, ternera.

Recomendaciones para reducir el consumo de colesterol

Elegiremos carnes con poca grasa como las gallináceas quitándoles la piel.

Trataremos de eliminar toda la grasa visible. Con el hervido de las carnes y desechando el caldo, se elimina otra parte de la grasa.

Trataremos de eliminar el consumo de fritos y guisos grasos.

Las carnes las acompañaremos con guarniciones de verduras, hortalizas o frutas ricas en vitaminas antioxidantes.

Alimentos que ayudan a reducir el colesterol

  • Almendras, cacahuetes, nueces, pipas de girasol.
  • Ciruela, kiwi, manzana, membrillo, pomelo, guayaba.
  • Aguacate, alcachofa, apio, cebolla, ajo, alfalfa, remolacha.
  • Arroz, soja, salvado, germen de trigo, legumbres, garbanzos, judías.
  • Mejillones, almejas, berberechos, ostras, etc.
  • Aceite de oliva.
  • Pescados en general, siendo los más recomendados pescados azules: atún, bonito, caballa, sardina, etc.

Alimentos ricos en colesterol y grasa saturada

  • Carnes rojas: cordero, ternera, cerdo, etc.
  • Bollería, chocolate, azúcar, café. Coco y huevos.
  • Embutidos, paté, hígado, sesos.
  • Leche entera y derivados: queso curado, mantequilla, helados.

Sustituciones aconsejables de alimentos

  • Pescados en general, legumbres, carne de ave sin piel y tofu pueden sustituir a las carnes rojas, marisco y embutidos.
  • Mantequilla, bacon y margarina, sustituirlas por aceite de oliva, de girasol, maíz o de soja.
  • Leche completa rica en grasa saturada y colesterol sustituirla por leche desnatada y excepcionalmente por leche de soja o de almendras.
  • Queso curado con mucha grasa, sodio y colesterol sustituir por queso fresco y tofu.
  • La pastelería industrial sustituirla por frutas.

Fuente: Colegio Oficial de Farmaceúticos de Alicante

Comparte este artículo!