Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cáncer vulva

Cáncer vulvar

Vulva es un término general que describe los genitales femeninos externos. La vulva se compone de tres partes principales: los labios mayores (labios externos), los labios menores (labios internos más pequeños) y el clítoris.

El cáncer de la vulva es un tipo de cáncer que afecta la región vulvar. Representa aproximadamente el tres por ciento de todos los cánceres ginecológicos y se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres mayores de 70 años o más. Sin embargo, un número cada vez mayor de mujeres de 35 a 45 años están siendo diagnosticadas con esta forma de cáncer.

El sitio más común para el cáncer de vulva es el de los labios mayores, mientras que solo uno de cada 10 casos afecta el clítoris. A medida que el cáncer crece, generalmente se propaga a partes del cuerpo cercanas, como la vejiga, la vagina y el ano. Sin tratamiento, puede causar severas infecciones y dolor.

Síntomas del cáncer vulvar

En sus primeras etapas, el cáncer de vulva a menudo no presenta síntomas. Esto es porque el cáncer es tan pequeño. La progresión de los síntomas puede incluir:

Se puede sentir un bulto o protuberancia inusual en algún lugar de la vulva.

  • El bulto se vuelve picazón y doloroso.
  • El bulto avanza a una úlcera ulcerada que se niega a curarse.
  • La llaga de aspecto crudo puede ser blanca, roja o rosa. La llaga se agranda con el tiempo.
  • Podría haber sangrado inusual o secreción de la vagina.
  • Las glándulas linfáticas en la ingle pueden hincharse.
  • Los problemas con los movimientos intestinales y el paso de la orina pueden indicar que el cáncer se ha diseminado al intestino o la vejiga.
  • En casos avanzados, los cánceres secundarios pueden causar una variedad de síntomas, como fatiga, pérdida de peso, dolor de huesos.

Factores de riesgo para el cáncer de vulva

Algunos de los factores de riesgo para el cáncer de vulva incluyen:

  • Edad: el cáncer de la vulva generalmente ocurre en mujeres posmenopáusicas, pero parece haber un número creciente de mujeres jóvenes que están siendo diagnosticadas.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Parejas sexuales múltiples.
  • Liquen escleroso (una afección cutánea común que generalmente ocurre alrededor de la vulva y el ano).
  • Tabaquismo.
  • No haber tenido hijos (nuliparidad).
  • Picazón vulvar crónica (prurito).
  • Verrugas genitales (infección por el virus del papiloma humano).
  • Neoplasia intraepitelial vulval (una condición precancerosa).
  • Historia previa de cáncer de células escamosas del cuello uterino.
  • Historia previa de cáncer de células escamosas de la vagina.
  • Neoplasia intraepitelial vulvar y cáncer vulvar
  • La neoplasia intraepitelial vulgar (VIN) es una condición precancerosa de la vulva. Es poco frecuente, pero parece tener un alto riesgo de volverse canceroso si no se trata. De las mujeres que reciben tratamiento, entre el 5 y el 10 por ciento aún pueden desarrollar cáncer de vulva.

Tipos de cáncer vulvar

El cáncer vulvar se clasifica según su célula de origen. Esto puede incluir:

  • Carcinoma de células escamosas - originado en las células de la piel. Este tipo representa alrededor del 90 por ciento de los casos.
  • Melanoma: se origina en las células pigmentarias más profundas de la piel. Este tipo representa aproximadamente el cinco por ciento de los casos (en la vulva no está relacionado con la exposición al sol).
  • Adenocarcinoma: se origina en las glándulas de Bartholin, las estructuras que suministran lubricante a los genitales. Este tipo representa menos del uno por ciento de los casos.
  • Sarcoma - originado de células de apoyo. Este tipo es bastante raro.
  • Linfoma - originado de las células inmunes. Este tipo es bastante raro.
  • Carcinoma basal - una forma de cáncer de piel. Este tipo es bastante raro.

Diagnostico de cáncer vulvar

Algunos de los métodos para diagnosticar el cáncer de vulva incluyen:

  • Examen físico.
  • Examen de la vulva con un colposcopio (un microscopio pequeño), lo que hace que sea más fácil ver las lesiones de ciertas enfermedades (como el VIN y el cáncer de vulva).
  • Tomar una biopsia de la úlcera o bulto con un bisturí (con anestesia local) o realizar una biopsia por punción (este instrumento extrae una pequeña muestra del núcleo).
  • Extirpación (extirpación) de un tejido bajo anestesia general.

Tratamiento para el cáncer de vulva

El tratamiento para el cáncer de vulva puede incluir:

  • Vulvectomía: la primera línea de tratamiento es extirpar quirúrgicamente el tumor. Dependiendo de factores como la ubicación, el tipo, la etapa y la gravedad del cáncer, la cirugía puede incluir una vulvectomía radical (extirpación de la vulva), con o sin la extirpación de los ganglios linfáticos de la ingle de uno o ambos lados. El clítoris puede o no necesitar ser extirpado.
  • Radioterapia: el uso de rayos X dirigidos con precisión para matar las células cancerosas. Esto se puede usar como tratamiento primario para evitar la extirpación del clítoris.
  • Quimioterapia: el uso de medicamentos contra el cáncer, a menudo en combinación con radioterapia. La quimioterapia puede ser útil para controlar los cánceres secundarios porque trata todo el cuerpo. También se puede usar con radiación para aumentar la efectividad de la radioterapia.

Cuando no es posible una cura para el cáncer de vulva

Si el cáncer de vulva se diagnosticó en sus últimas etapas, es posible que el cáncer se haya propagado hasta el punto de que ya no sea posible una cura. Luego, el tratamiento se enfoca en mejorar la calidad de vida aliviando los síntomas. Esto se llama tratamiento paliativo.

Reduciendo el riesgo de cáncer vulvar

Es posible reducir su riesgo de cáncer de vulva evitando factores de riesgo conocidos.

La estrategia de reducción de riesgo más importante es evitar las infecciones ETS. Esto se debe a que algunas ETS (como el herpes y el virus del papiloma humano, incluidas las verrugas genitales) causan cambios en las células del cuello uterino. Las mujeres que previamente han experimentado cambios en las células de su cérvix tienen un mayor riesgo de desarrollar VIN, que es el precursor del cáncer vulvar (que viene antes).

Otras estrategias de reducción de riesgo incluyen:

  • No fumar.
  • No descarte el prurito vulvar crónico como una infección persistente de candidiasis.
  • No trate la picazón vaginal con preparaciones de venta libre, consulte a su médico para que le hagan pruebas.
  • Tener chequeos ginecológicos regulares.

Si cree que puede tener un mayor riesgo de cáncer de vulva, pídale a su médico de cabecera que le muestre cómo realizar un autoexamen.

** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.