Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuando alguien cercano a ti se enferma de cáncer, lo primero que debes hacer es ponerte en su lugar, teniendo en cuenta su personalidad y sus circunstancias. Analiza si es una persona luchadora, optimista, perseverante, etc.  Y así tendrás una idea de si se vendrá abajo ante el diagnóstico o por el contrario se crecerá ante él.

¿Qué puedo hacer para ayudar a un familiar con cáncer?

De todas formas, la actitud del paciente irá cambiando según pase el tiempo. Y en muchos casos personas que creías muy fuertes se vienen abajo y otras nos sorprenden sacando una fuerza para luchar que pensábamos que no tenía.

Cómo actuar ante un primer diagnóstico o cuando empeora la enfermedad

Permanece al lado del enfermo/a y analiza en cada momento como puedes ayudarle y que necesita incluso sin que te lo pida.

Cuando se diagnostica el cáncer el enfermo puede reaccionar de diferentes maneras. Algunos lo niegan y creen que se trata de un error. Otros se muestran muy valientes y con muchas ganas de vivir y luchar contra la enfermedad, aunque esa fortaleza no se mantenga durante todo el proceso. Y por último hay personas que se sienten desbordadas y creen que no lo van a superar, se hunden y se rinden. En cualquiera de los casos, tu familiar necesitará todo tu apoyo.

Escúchale siempre que lo necesite, es muy importante que se desahogue, que te diga todo lo que siente, que exteriorice todos sus temores.

Hay que estar muy atentos a sus hábitos de vida: la alimentación es fundamental, debe ser sana y equilibrada, el descanso también es muy importante. Le puede venir muy bien aprender técnicas de relajación.

Evita que se aísle, debe salir de casa, dar paseos, ir al cine, distraerse con actividades o algún hobby que mantenga ocupada su mente.

Delante del enfermo/a muestra esperanza, ánimo, positividad, ilusión, cercanía, comprensión que no crea que das la batalla por perdida y que jamás sienta que le miras con pena.

Valora su esfuerzo y la dignidad con la que lleva la enfermedad.

Intenta que se mantenga optimista para afrontar la enfermedad, está demostrado que los resultados alcanzados son mejores que en pacientes pesimistas y negativos.