Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

ansiedad por comer

Sentarse frente a un plato de comida puede ser una parte emocionante, aunque mundana, de cualquier día. La comida es necesaria, pero también puede ser un placer, al menos para muchas personas.

Para algunas personas, sin embargo, la comida causa mucha ansiedad. Las comidas pueden comenzar normalmente, pero pronto, los pensamientos y preocupaciones intrusivas pueden apoderarse de sus cerebros. Las tendencias a la ansiedad por la comida a menudo son parte de vivir con un trastorno alimentario.

No está solo

Si está experimentando un trastorno alimentario y tiende a sentirse ansioso por la comida, no está solo. De hecho, 20 millones de mujeres y 10 millones de hombres han tenido un trastorno alimentario durante sus vidas. De ellos, estudios sugieren que casi dos tercios también experimentan un trastorno de ansiedad en algún momento de sus vidas.

Los trastornos alimentarios varían, pero una característica de cada uno es a menudo sentirse ansioso a la hora de comer. Veremos algunos de los trastornos alimentarios más comunes.

Trastorno por evitación/restricción de la ingesta de alimentos

El trastorno de ingesta de alimentos evitativo o restrictivo es una clasificación de trastorno alimentario más reciente. Se usa para describir a personas que comen muy poco o evitan comer la mayoría de los alimentos. Es posible que se sientan abrumados por la ansiedad y el miedo a la comida, a cierta textura o a las preocupaciones sobre las consecuencias que pueden ocurrir.

A diferencia de otros tipos de trastornos de la alimentación, no tiene nada que ver con la perspectiva de una persona sobre su cuerpo o apariencia. En cambio, a las personas con este trastorno alimentario les resulta físicamente imposible comer la mayoría de los alimentos debido a la ansiedad, a veces relacionada con las características sensoriales de los alimentos.

Los adultos y los niños con este trastorno a menudo sienten hambre y quieren comer. Sin embargo, cuando se sientan ante un plato de comida, tienen una reacción física. Pueden indicar que se les cierra la garganta o un reflejo de náuseas involuntario. Algunas personas pueden reportar el miedo a las consecuencias aversivas de comer, como las náuseas.

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario común que conduce a patrones de alimentación muy restringidos. Las personas con este trastorno alimentario generalmente experimentan ansiedad intensa y miedo al comer. Se preocupan por ganar peso o alterar su apariencia física. Del mismo modo, experimentan ansiedad adicional por comer en lugares públicos o con otras personas porque quieren controlar su entorno y sus alimentos.

Las personas con este trastorno alimentario se clasifican en uno de dos grupos:

Restricción. Pueden comer muy poca comida.

Comer en exceso y purgar. Pueden comer grandes cantidades de alimentos y luego intentar deshacerse de ellos vomitando, haciendo ejercicio o usando laxantes.

La anorexia es más común en mujeres que en hombres, y algunas personas con este trastorno alimentario también pueden recibir diagnósticos de trastorno bipolar, trastornos depresivos y trastornos de ansiedad.

Bulimia nerviosa

Las personas con bulimia nerviosa pueden comer grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo. De hecho, durante un atracón, se pueden consumir varios miles de calorías. Después del episodio de atracones, pueden intentar purgar los alimentos que comieron para eliminar calorías y aliviar el malestar. La purga puede incluir:

  • Vomitar.
  • Laxantes.
  • Diuréticos.
  • Ejercicio excesivo.

El episodio de atracones puede comenzar debido a la ansiedad. Comer es una actividad que las personas pueden controlar cuando se sienten impotentes en otras situaciones. Sin embargo, el episodio de purga también puede ocurrir debido a la ansiedad. Temen subir de peso o alterar la apariencia física de su cuerpo.

La bulimia nerviosa también es más común en mujeres que en hombres. Es más probable que este trastorno se desarrolle durante la adolescencia y la edad adulta temprana.

Trastorno por atracón

Las personas con trastorno por atracón también comen una gran cantidad de alimentos, a menudo en una sesión o en un período corto de tiempo. Incluso comerán hasta el punto de incomodidad. Sin embargo, a diferencia de las personas con bulimia nerviosa, no intentarán purgar la comida.

En cambio, el comer excesivamente les causará gran angustia emocional. La alimentación suele ir acompañada de sentimientos de:

  • Ansiedad.
  • Culpa.
  • Vergüenza.
  • Asco.

En un círculo vicioso, las emociones pueden llevar a la persona a comer más.

Al igual que la bulimia nerviosa, es más probable que comience en la adolescencia y en los primeros años de la edad adulta, pero puede comenzar en cualquier etapa de la vida. Las personas con trastornos de ansiedad pueden tener un mayor riesgo de desarrollar este trastorno que otros trastornos de la alimentación.

Otros trastornos de la alimentación

Otros trastornos de la alimentación también pueden causar sentimientos de ansiedad sobre los alimentos:

Las personas con un trastorno alimentario llamado purga pueden comer normalmente, pero habitualmente purgan su comida después de la comida. Una fijación en cómo se ven puede causar mucha ansiedad y puede llevar a una purga.

Algunas personas tienen conductas alimentarias desordenadas que no encajan en una categoría.

Tratamientos

Los tratamientos para la mayoría de los tipos de trastornos de la alimentación incluyen:

Terapia cognitivo conductual (TCC). Esta práctica altamente efectiva requiere trabajar con un terapeuta para discutir emociones y pensamientos negativos relacionados con la comida y la alimentación. El terapeuta trabaja para idear estrategias de afrontamiento.

Terapia basada en la familia. Un programa centrado en la familia puede ayudar a los padres y los niños a superar las complicaciones del trastorno alimentario. Los niños y los padres también pueden reunirse individualmente con un terapeuta.

Medicamentos. Ningún medicamento ha demostrado ser eficaz para los trastornos de la alimentación. Si una persona tiene un trastorno de ansiedad concomitante, se pueden recetar los siguientes medicamentos:

Las benzodiazepinas, un tipo de sedante, como el alprazolam (Xanax) y el lorazepam (Ativan), que pueden conllevar un riesgo de dependencia.

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que incluyen escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac) y sertralina (Zoloft)

Grupo de apoyo. La rendición de cuentas es una herramienta poderosa para las personas que tratan un trastorno alimentario. Los grupos de apoyo lo ayudan a conectarse con personas que han estado en su lugar. Pueden proporcionar apoyo y aliento.

Hospitalización. Algunas personas pueden necesitar ingresar en un centro de atención hospitalaria donde pueden recibir atención médica continua y apoyo para la salud mental.

Asesoramiento nutricional. Los dietistas registrados con capacitación en la recuperación de trastornos alimentarios pueden ayudarlo a guiarse hacia los planes de alimentación que lo hagan sentir bien y lo mantengan saludable.

Como hacerle frente

Si cree que tiene un trastorno alimentario, es importante que busque tratamiento lo antes posible. Del mismo modo, si cree que su hijo tiene un trastorno alimentario, consulte con el médico.

Para adultos

El tratamiento puede ser, y es a menudo, muy exitoso. Pero la mayoría de las personas necesitan ayuda profesional para superar un trastorno alimentario. Se necesita un equipo de expertos para guiarlo a través del proceso.

Del mismo modo, si ha pasado por un tratamiento y tiene miedo de recaer, comuníquese con su terapeuta o grupo de apoyo. El estrés y la ansiedad pueden ir y venir. Estas técnicas pueden evitar que los sentimientos te abruman:

Respirar profundamente. Concéntrese en su respiración y hable tranquilamente sobre lo que debe hacer para superar la ansiedad momentánea.

Repita un mantra útil. Durante la TCC, su terapeuta puede ayudarlo a identificar una frase o palabra que tenga significado para usted. Repítase ese mantra hasta que sienta que su ritmo cardíaco vuelve a la normalidad y se siente más seguro.

Para niños

Si su hijo tiene ansiedad relacionada con los alimentos, puede trabajar con el médico o el terapeuta de su hijo para encontrar maneras de brindarle apoyo. Esto incluye:

  • Ayudándoles a hablar sobre sus sentimientos
  • Canalizando los miedos de manera productiva
  • Gestionar las expectativas en torno a eventos sociales que causan preocupación.

La recuperación de los trastornos de la alimentación y la ansiedad es un proceso, y los padres pueden jugar un papel importante en la recuperación de sus hijos.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.