Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

poesia dedicada a la virgen de la cuevita
 
Patrona de los ciclistas,
vive en un monte escarpado
la Virgen de la Cuevita
a las almas esperando.

De los grandes deportistas
que a la Virgen visitaron,
dejaron aquí sus firmas
Induráin y Delgado.

Según subes el camino
que te conduce a su casa,
comprendes que el sacrificio
es de la vida la salsa.

La Virgen vive contenta
por los hombres esforzados
que la cuidan en su cueva
y Ella cuida su trabajo.

José García Velázquez
Artenara, 4 de septiembre de 2009