Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Recursos educativos - Lenguaje Primaria - Comprensión lectora

Recursos educativos - Fichas didácticas

Comprender las ideas principales de un texto.

Superado: con siete o más respuestas correctas.

Lee esta narración.

El precio del humo

Lenguaje Primaria - Comprensión lectora

Un día, un campesino fue a la ciudad a vender sus productos. De regreso a casa, entró en una posada a descansar un rato. Como era día de mercado, la posada se encontraba llena de gente.

- ¿Qué quieres comer? – le preguntó el posadero.
- Una hogaza de pan y un jarrillo de vino – respondió el campesino.

Mientras el posadero se alejaba, el campesino fijó sus ojos en una pieza que estaba asándose en la chimenea y que desprendía un olor delicioso. ¡Cuánto le gustaría tomar un poco de aquella carne! Pero… ¡a saber cuánto costaba!

Al cabo de un rato, el posadero regresó con el pan y el jarrillo de vino. El campesino empezó a comer sin poder apartar los ojos del asado…¡olía tan bien¡

De pronto tuvo una idea. Se levantó con el pan en la mano y se acercó al fuego. Colocó el pan sobre el humo que despedía el asado y esperó unos minutos. Cuando el pan se impregnó bien de aquel olor tan suculento, lo retiró del fuego y se dispuso a comer. Pero al ir a morderlo oyó una voz que le gritaba:

- Te crees muy listo, ¿verdad? Intentabas engañarme, pero tendrás que pagar lo que me has robado.

Los gritos del posadero despertaron la curiosidad de la gente. Las conversaciones se interrumpieron y todo el mundo miró hacia los dos hombres.

- Yo…yo no te he quitado nada. Te pagaré le pan y el vino –dijo el campesino.
- Si, claro… ¿y el humo, qué? ¿Acaso no piensas pagarlo?

El campesino, sin salir de su asombro, intentaba defenderse:
- El humo no vale nada, pensé que no te importaría…
- ¿Cómo que el humo no vale nada? Todo lo que hay en esta posada es mío. Y quien lo quiera, debe pagar por ello.

En ese momento, un noble que se encontraba comiendo en la posada con otros ilustres caballeros intervino en la discusión:

- ¡Cálmete posadero¡ ¿Cuánto pides por el humo?
- Me conformo con cuatro monedas- respondió satisfecho el posadero.

El pobre campesino exclamó preocupado:
-¡Cuatro monedas! Es todo lo que he ganado hoy.

Entonces el noble se acercó al campesino y le dijo algo en voz baja. El campesino abrió su bolsa y le dio sus cuatro monedas al caballero.

- Escucha, posadero – dijo el noble haciendo sonar en su mano las monedas – Ya estás pagado.

- ¿Cómo que ya estoy pagado? ¡Dadme las monedas!

“Clin, clin”, sonaban las monedas en la mano del noble.

- ¿Las monedas? – preguntó el noble - ¿Acaso se comió la carne el campesino? Él sólo cogió el humo. Pues para pagar el humo del asado bastará con el ruido de las monedas.

Y ante las risas de todos, el posadero no tuvo más remedio que volver a su trabajo y dejar marchar tranquilamente al campesino.

Responde a estas preguntas relacionadas con el cuento que has leído.

  1. ¿Quiénes son los protagonistas de la historia?
  2. ¿En qué lugar acontece la historia? 
  3. ¿Qué pidió para comer el campesino?
  4. ¿Qué pretende el campesino al poner el panecillo junto al humo del asado?
  5. ¿Cuántas monedas le pedía el posadero por utilizar el humo?
  6. ¿Con qué le pagó el noble al posadero?
  7. ¿Te parece justo el pago?
  8. ¿Crees que es válido aprovecharse de las personas sencillas  en situaciones como la de la historia?
  9. ¿Qué hubieras hecho tú en lugar del posadero?
  10. Crees que la solución es ingeniosa? ¿ Por qué?