Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Recursos educativos - Lenguaje Primaria - Exactitud lectora

Recursos educativos - Fichas didácticas

Leer con exactitud un texto.

Lee en voz alta el texto.

Mientras el alumno/a lee el evaluador anotará los errores cometidos, señalando con la letra de la consigna el error cometido. Consigna: Rotación R; Sustitución S Invención I ; Adición A ;Omisión O.

Criterios de evaluación: Superado con ningún error. No se tendrá en cuenta el deje del habla peculiar del alumno/a.

Lenguaje Primaria - Exactitud lectora

La leyenda de la mar salada

Había una vez dos hermanos que vivían en una aldea de pescadores en Asia. Chen, el mayor, era malo y envidioso. Liu, el más joven, era muy trabajador. Todas las mañanas salía a pescar con su barca, peros sus redes estaban muy viejas, se rompían por todas partes y los peces se escapaban.

Una noche, Liu estaba tan desesperado que no podía dormir. Entonces se le apareció un viejo.

- Liu, tú has sido muy trabajador – le dijo -, y por ello te voy a regalar este puchero de barro que es mágico. Hará cambiar tu vida. Sólo tendrás que decirle: ”Puchero, dame sal” y se llenará de ese alimento tan necesario para las personas. Luego le dirás: “Detente, muchas gracias”, y el puchero quedará vacío.

Así lo hizo Liu. Cada mañana hablaba al puchero y éste se llenaba de sal. Liu la vendía y ganaba mucho dinero. Chen, su hermano, estaba verde de envidia. Una mañana espió a su hermano y le oyó decir: “Puchero, dame sal”. En cuanto Liu partió hacia el mercado, Chen robó el puchero y huyó con él en su barca. En alta mar pronunció la fórmula mágica: “Puchero, dame sal”. El puchero se llenó del todo y más que del todo, la sal se derramó por la barca hasta llenarla. La barca empezó a hundirse, a hundirse…

- ¡Socorro, nos vamos al fondo! - gritaba Chen, pero no sabía la fórmula para detener el puchero.

La barca, Chen y el puchero se fueron al fondo del mar.
El puchero sigue allí dando sal, y sal y más sal y por eso el mar es salado.