Cierta vez le preguntaron a un hombre sabio:
-Se dice que, en el mundo, cada cosa tiene su lugar. Y el hombre también tiene su lugar. Entonces, ¿por qué la gente vive tan apretada?
Y el sabio respondió:
-Porque cada uno quiere ocupar el lugar de otro.

Cuento Zen

Comparte este artículo!