Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

17 alimentos evitar renal

Los riñones son los pequeños órganos similares a los frijoles que son responsables de realizar algunas de las funciones corporales más importantes. Por ejemplo, los riñones son responsables de la generación de hormonas importantes, eliminan los desechos al orinar, filtran la sangre y mantienen un equilibrio de líquidos y minerales.

Las enfermedades o daños renales hacen que los riñones no sean aptos para realizar cualquiera de estas funciones, que pueden causar estragos en el cuerpo humano. Hay varios factores de riesgo que aumentan la probabilidad de enfermedad renal, por ejemplo, hipertensión excesiva y diabetes no controlada. Algunas otras causas comunes de enfermedades renales incluyen enfermedades del corazón, infección por VIH, alcoholismo y hepatitis C.

Una vez que los riñones se dañan y pierden su capacidad para cumplir con su responsabilidad, una acumulación excesiva de líquidos, minerales y productos de desecho comienza a acumularse dentro del torrente sanguíneo. Sin embargo, puedes prevenir un daño mayor y aumentar la capacidad de funcionamiento de tu riñón elaborando una dieta efectiva que contenga alimentos que no dañen los riñones y que ayuden a reducir la acumulación de desechos, minerales y líquidos.

Las recomendaciones y restricciones dietéticas generalmente dependen y varían de acuerdo con la etapa de la enfermedad renal o la extensión del daño que haya ocurrido. Los pacientes que sufren los primeros síntomas de la enfermedad renal crónica recibirán recomendaciones y restricciones dietéticas notablemente diferentes en comparación con los pacientes que se encuentran en la última etapa de daño renal o insuficiencia renal.

A los pacientes que sufren los síntomas de insuficiencia renal en la última etapa y se les trata con diálisis, un tratamiento que elimina la acumulación de líquidos y eliminan los productos de desecho, recibirán recomendaciones dietéticas diferentes. La mayoría de los pacientes que sufren síntomas de la última etapa o insuficiencia renal terminal no tienen más opción que adoptar una dieta adecuada para los riñones y evitar los alimentos que amenazan con crear una acumulación excesiva de sustancias químicas o nutrientes dañinos en el torrente sanguíneo.

Entre los pacientes que padecen enfermedades renales crónicas, los riñones se vuelven incapaces de eliminar adecuadamente el exceso de fósforo, potasio y sodio del torrente sanguíneo. Por lo tanto, estos minerales los ponen en riesgo de niveles elevados de sangre. Una dieta renal efectiva gira alrededor del consumo de alimentos y bebidas que asegurarán que su consumo de sodio y potasio no exceda los 2000 mg al día, mientras que el consumo de fósforo no puede aumentar más de 1000 mg al día.

Los riñones que están dañados tienden a tener dificultades para filtrar los productos de desecho que se generan cuando la proteína se metaboliza. Por lo tanto, los pacientes que padecen los síntomas en estadio 1-4 de la enfermedad renal crónica deben reducir su consumo de proteínas. Sin embargo, los pacientes que toman el tratamiento de diálisis y padecen insuficiencia renal terminal requieren un aumento del consumo de proteínas,

Aquí te contamos algunos de los alimentos que debes eliminar para una dieta renal eficaz:

  1. Refrescos de cola

Las sodas llenas de azúcar y las colas con sabor artificial están cargadas de calorías y azúcar, y también contienen una variedad de aditivos dañinos que están rebosantes de fósforo, especialmente las bebidas con colores oscuros.

La mayoría de los fabricantes de alimentos usan fósforo para procesar productos alimenticios y bebidas, específicamente para mejorar su sabor, aumentar su vida útil y reducir la decoloración. La investigación revela que el fósforo agregado artificialmente tiende a ser mucho más absorbible por el cuerpo en comparación con el fósforo consumido a través de la carne animal, las plantas u otras fuentes naturales.

Los aditivos de fósforo artificial tienden a tener una composición diferente a la del fósforo natural y, por lo tanto, no está unido a las proteínas. De hecho, se descubre que estos aditivos están presentes como un tipo de sal, que se absorbe fácilmente en el tracto intestinal. El fósforo agregado artificialmente se incluye en la lista de ingredientes de los productos, sin embargo, las regulaciones no obligan a los fabricantes de alimentos a especificar la cantidad exacta de fósforo aditivo agregado a su producto.

El fósforo aditivo presente depende en gran medida de la variedad que esté consumiendo, pero investigaciones revelan que la mayoría de las colas de color oscuro contienen alrededor de 50-100 mg de fósforo aditivo. Por lo tanto, deben eliminarse estrictamente de una dieta renal eficaz.

  1. Aguacates

Los aguacates son súper alimentos nutricionales que se consideran inmensamente beneficiosos y esenciales debido a estas ricas concentraciones de antioxidantes, grasas y fibra que curan el corazón. Sin embargo, a pesar de ser un alimento básico tan saludable, son un alimento peligroso para las personas que luchan con enfermedades renales.

Esto se debe principalmente a la concentración de potasio increíblemente rica que se encuentra en los aguacates. Por ejemplo, una porción de 150 gramos de aguacates contiene una cantidad alarmantemente alta de 727 mg de potasio, que es el doble de la cantidad de potasio presente en un plátano de tamaño mediano.

Piénselo, una taza de aguacate puede proporcionarle más del 37% de su restricción diaria de potasio de 2000 mg. Por lo tanto, es muy recomendable eliminar los aguacates y los productos a base de aguacate, como el guacamole.

  1. Alimentos enlatados

Los alimentos enlatados, incluidos las legumbres, las frutas, los vegetales, las salsas y las sopas, se suelen llevar a casa debido a la innegable conveniencia y la asequibilidad. Muchas personas que comúnmente compran estos alimentos enlatados no están familiarizados con las cantidades alarmantemente altas de sodio que contienen estos alimentos.

Se agregan altas cantidades de sal a las variedades de alimentos enlatados como conservante para mejorar el sabor y aumentar la vida útil del producto. Debido a la densidad excesivamente alta del sodio presente en la mayoría de los alimentos enlatados, es muy recomendable que los pacientes con daño renal los eviten por completo o limiten el tamaño de sus porciones si deben agregarlos a sus dietas.

Siempre es una opción más saludable elegir variedades de alimentos enlatados que sean bajos en sodio o etiquetados como "sin sal añadida". También puede reducir la densidad de sodio en un 30-80% simplemente enjuagando y drenando los alimentos enlatados. Esta técnica funciona mejor con legumbres enlatadas y atún.

  1. Pan Integral

El pan integral se considera en gran medida la opción más saludable para una dieta perfectamente equilibrada, y se desaconseja el pan de harina blanca más refinado y procesado debido a su falta de nutrientes esenciales. Sin embargo, cuando se tiene una enfermedad o daño renal, puede ser difícil elegir la variedad correcta de pan que no agrave sus síntomas.

Incluso el pan integral es una opción mucho más nutritiva debido a su rica concentración de fibra, pero se recomienda encarecidamente a los pacientes con daño renal que escojan el pan blanco en lugar de las variedades de granos integrales. Verás, el pan integral contiene una alta concentración de potasio y fósforo, y cuanto mayor sea la concentración de salvado y granos integrales, mayor será la concentración de estos dos nutrientes.

Por ejemplo, una porción de 30 gramos de pan integral te proporcionará 69 mg de potasio y alrededor de 57 mg de fósforo. Por otro lado, una porción de una onza de pan blanco solo te proporcionará 28 mg de potasio y fósforo. Solo ten en cuenta que la mayoría de los panes procesados ​​y los productos de pan envasados, ya sean de trigo integral o blanco, también contienen grandes cantidades de sodio.

Se recomienda encarecidamente seleccionar los panes después de comparar y examinar las etiquetas de nutrición de varias variedades. Asegúrate de elegir una variedad que sea baja en sodio, y también es importante reducir las porciones y limitar su consumo tanto como pueda.

  1. Arroz Integral

Al igual que el pan integral y otros productos, el arroz integral también es un grano integral y, por lo tanto, contiene una densidad mucho mayor de potasio y fósforo en comparación con el arroz blanco. Por ejemplo, una taza de arroz integral cocido te proporcionará 154 mg de potasio y 150 mg de fósforo. Por otro lado, una taza de arroz cocido solo te proporcionará 54 mg de potasio y 69 mg de fósforo.

Puedes agregar arroz integral a tu dieta siempre que puedas controlar el tamaño de las porciones y comerlas de vez en cuando equilibrando con otros alimentos que sean bajos en fósforo y potasio. Es muy recomendable elegir granos con bajo contenido de fósforo, como el trigo sarraceno, el cuscús y la cebada perlada, que son alternativas mucho más seguras para una dieta renal eficaz.

  1. Plátanos

Los plátanos son populares por empacar una concentración increíblemente rica de potasio. A pesar de que, naturalmente, contienen concentraciones menores de sodio, un plátano de tamaño mediano te dará 422 mg de potasio. Si tienes el hábito de consumir más de dos plátanos al día, puede ser extremadamente difícil mantener tu consumo diario de potasio a menos de 2000 mg.

Si te gusta comer frutas tropicales, ten en cuenta que casi todas las variedades contienen concentraciones extremadamente ricas de potasio. Sin embargo, las piñas tienen una densidad de potasio considerablemente menor en comparación con otras frutas tropicales.

  1. Productos lácteos

Los productos lácteos son una parte esencial de una dieta saludable y equilibrada porque contienen una rica concentración de nutrientes y vitaminas. Sin embargo, los productos lácteos también son ricos en potasio, fósforo y proteínas, lo que los convierte en un ingrediente dietético peligroso para los pacientes que padecen enfermedades renales.

El consumo regular de varios productos lácteos junto con otros alimentos ricos en fósforo puede ser peligroso para la salud ósea en pacientes con enfermedades renales. Esto es una sorpresa porque el contenido de calcio en los productos lácteos, especialmente en la leche, se recomienda ampliamente para fortalecer los músculos y la estructura ósea.

Investigaciones revelan que cuando los riñones están enfermos o sufren daños, un consumo excesivo de fósforo conducirá a una acumulación de fósforo en el torrente sanguíneo. Esto hará que la estructura ósea se vuelva excesivamente débil y delgada con el paso del tiempo, lo que conlleva un mayor riesgo de sufrir fracturas o roturas óseas.

Los productos lácteos también tienden a ser ricos en proteínas. Los pacientes con enfermedad renal deben tomar medidas para reducir su consumo de productos lácteos para prevenir una acumulación excesiva de residuos de proteínas en el torrente sanguíneo.

En lugar de leche entera, puede elegir sustitutos más seguros que contengan concentraciones mucho menores de proteínas, fósforo y potasio en comparación con la leche de vaca y los productos lácteos. Por ejemplo, la leche de arroz y la leche de almendras son excelentes alternativas para la leche entera mientras sigue una dieta renal.

  1. Naranjas y jugo de naranja

A pesar de que la naranja y el jugo de naranja recién exprimido son una de las fuentes más ricas y saludables de vitamina C, estas delicias cítricas también contienen una concentración increíblemente alta de potasio. Una naranja grande puede proporcionarte un alarmante 333 mg de potasio. Pero el jugo de naranja contiene una mayor densidad.

Teniendo en cuenta su concentración peligrosamente alta de potasio, es mejor evitar las naranjas y el jugo de naranja, y si debes agregarlo a tu dieta renal, reduce las porciones. En lugar de naranjas, puede seleccionar frutas más sanas que contengan densidades más bajas de potasio, como uvas, arándanos y manzanas.

  1. Carnes Procesadas

Existe una gran cantidad de investigaciones que establecen una asociación directa entre el consumo regular de carnes procesadas y los factores de riesgo de enfermedades crónicas. Las carnes procesadas se consideran uno de los alimentos básicos menos saludables porque acumulan una concentración alarmantemente alta de conservas.

Básicamente, las carnes procesadas son carnes enlatadas, secas, saladas o curadas, por ejemplo salchichas, tocino, pepperoni, carne seca, etc. Las carnes procesadas están llenas de cantidades peligrosamente altas de sal, que se agrega para mejorar su sabor y preservar el sabor para una vida útil más larga. Además, estas carnes procesadas también contienen una alta densidad de proteínas, y si su médico le ha indicado específicamente que reduzca su consumo de proteínas, consumir carnes procesadas con regularidad es un hábito poco saludable para usted.

  1. Pepinillos, aceitunas y salsa

Las salmueras, los condimentos y las aceitunas procesadas son los tipos de alimentos curados o en escabeche más consumidos. El proceso de decapado y curado implica la adición de cantidades inusualmente grandes y poco saludables de sales.

Las aceitunas procesadas que se fermentan y curan para hacer que su sabor sea menos amargo también se sumergen en sal para alterar el sabor amargo. Cinco aceitunas verdes en vinagre contienen una cantidad alarmante de 195 mg de sodio, que resulta ser una porción peligrosa de sodio en una porción tan pequeña. La mayoría de los supermercados y tiendas de comestibles ofrecen variedades de aceitunas, condimentos y encurtidos bajos en sodio que tienden a envasar menos sal que sus contrapartes tradicionales. Sin embargo, ten en cuenta que incluso las variedades con sodio reducido tienden a acumular grandes cantidades de sodio.

Por lo tanto, es mejor restringir el consumo de aceitunas procesadas, pepinillos y condimentos, y si tienes que consumirlas, consume cantidades muy pequeñas.

  1. Albaricoques

Los albaricoques son un súper alimento poderoso ya que acumulan una concentración increíblemente rica de diversos nutrientes y minerales esenciales, incluyendo fibra, vitamina A y vitamina C. Desafortunadamente para los pacientes que sufren daño renal, también contienen cantidades peligrosamente altas de potasio. Solo una taza de albaricoques crudos contiene la friolera de 427 mg de potasio.

Cuando los albaricoques se secan, su contenido de potasio se concentra más y se refuerza. Una porción de una taza de albaricoques secos contiene más de 1500 mg de potasio.

Es importante eliminar los albaricoques, particularmente los albaricoques secos para disfrutar de resultados efectivos de una dieta renal exitosa.

  1. Patatas y batatas

A pesar de que las batatas y las papas no son vegetales poco saludables, pueden ser dañinas para un paciente con daño renal debido a su increíblemente rica concentración de potasio. El consumo de una papa al horno de tamaño mediano te proporcionará 610 mg de potasio, mientras que una papa al horno de tamaño pequeño contiene 541 mg de potasio.

Afortunadamente, podemos reducir la densidad de potasio de varios vegetales y frutas llenos de potasio, incluidas las batatas y las papas, simplemente empapándolas o lixiviándolas. Si cortas las papas o batatas en trozos pequeños como cubos y los dejas hervir durante al menos 10-15 minutos, ayudará a reducir la concentración de potasio en un 50%.

Otro método impresionante para reducir el contenido de potasio es poner las papas en una olla grande de agua durante más de cuatro horas antes de hornearlas o cocinarlas. Provoca una notable reducción en el contenido de potasio en comparación con las papas que no se remojan antes de cocinarlas. Esta técnica se conoce como lixiviación de potasio, y se conoce más popularmente como el método de cocción doble.

Solo asegúrate de tener en cuenta que si bien el método de lixiviación con potasio ayuda a reducir el contenido de potasio en las papas, esta técnica no elimina el potasio por completo. Incluso las papas cocidas dos veces y las batatas hervidas acumulan cantidades significativas de contenido de potasio. Por lo tanto, es altamente recomendable consumir porciones moderadamente conscientes para que tus niveles de potasio permanezcan bajo control.

  1. los tomates

A pesar de que contiene una concentración beneficiosa de varios nutrientes esenciales, los tomates son otra verdura que está cargada con una concentración peligrosamente alta de potasio, por lo que no son un ingrediente favorable para una dieta renal eficaz. Los tomates se agregan comúnmente a las salsas y comidas, y también se sirven crudos en ensaladas o sándwiches, además de ser guisados ​​en sopas.

Ten cuidado con el consumo de tomates, ya que solo una taza de salsa de tomate puede contener más de 900 mg de potasio.

Puede alternar fácilmente los tomates con pimientos rojo asado para crear una sabrosa salsa roja que te proporcionará diversos nutrientes y una densidad de potasio considerablemente menor.

  1. Comidas envasadas, instantáneas y preparadas

Los alimentos procesados, listos para hacer comidas y todas las variedades envasadas son una fuente importante de cantidades excesivas de sodio en nuestra dieta diaria. Estas comidas preparadas y empacadas contienen cantidades excesivas de sal sin restos de nutrientes, y es mejor eliminarlas de una dieta renal.

La mayoría de las variedades de comidas envasadas y preparadas instantáneas por lo general contienen ingredientes muy procesados y, por lo tanto, están llenas de sodio. Algunas variedades de consumo popular incluyen comidas para microondas, pizzas congeladas y paquetes de fideos instantáneos. Además de contener mucho sodio, estos alimentos procesados están cargados de grasas no saludables y carecen de los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita.

  1. acelgas, espinacas y verdes de remolacha

Las espinacas, las hojas de remolacha y las acelgas son una de las verduras de hoja verde más saludables, que contienen concentraciones increíblemente altas de nutrientes y minerales, especialmente de potasio. Cuando los consume crudos, suministran una concentración de potasio que oscila entre 140 y 290 mg en una porción de una taza. Sin embargo, cuando se cocinan estos vegetales de hoja, su contenido de potasio aumenta, a pesar de que su tamaño se reduce.

Mientras estés consumiendo porciones moderadamente conscientes, está bien agregar espinacas crudas, remolacha verde y acelgas a tus ensaladas. Y evita por completo las comidas cocinadas de estas verduras de hoja verde para evitar una sobredosis de potasio.

  1. Dátiles, pasas y ciruelas.

Las ciruelas pasas, las pasas y los dátiles son las frutas secas que más se consumen, y se agregan popularmente a muchos productos horneados y postres envasados. La investigación revela que cuando las frutas se dejan secar, todos sus nutrientes, incluida su concentración de potasio, se convierten en una forma concentrada.

Por ejemplo, una porción de una taza de ciruelas contiene 1,274 mg de potasio, que es aproximadamente cinco veces mayor que la concentración de potasio suministrada por una taza de ciruelas crudas. Aún es peor la densidad de potasio de los dátiles, que acumulan la friolera de 668 mg de potasio con solo cuatro dátiles.

El aumento del consumo de potasio es peligroso para los pacientes que sufren daño renal, y es altamente recomendable eliminar o al menos reducir su consumo de potasio para disfrutar de resultados efectivos de su dieta renal. Las ciruelas, los dátiles y las pasas simplemente no pueden incluirse en la lista debido a su concentración de potasio peligrosamente alta.

  1. Pretzels, chips y galletas

Las galletas saladas, las papas fritas y los pretzels, son muy bajos en nutrientes y contienen una cantidad de sal peligrosamente insalubre. Además, es muy fácil consumir grandes cantidades de estos alimentos, lo que provoca un consumo mucho mayor de sal del que puede tener la intención de consumir.

Los pacientes que padecen enfermedad renal deben concentrarse en reducir su consumo de fósforo, potasio y sodio, ya que su reducción está fuertemente relacionada con la reducción y el manejo de los síntomas.

Puede ser extremadamente difícil seguir una dieta renal porque la falta de golosinas en el menú hace que comer sea muy restrictivo y decepcionante. Sin embargo, es importante evitar los alimentos que contienen cantidades peligrosamente altas de fósforo, sodio y potasio.

Asegúrate de consultar a tu especialista, nutricionista o dietista renal para que te ayude a diseñar un plan de dieta que sea específico para tu afección renal. Naturalmente, las restricciones y sugerencias dietéticas que debes seguir dependerán de la gravedad de tus síntomas y de la extensión del daño renal que tu cuerpo haya sufrido.