Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Revision ginecologos sevilla

La principal función del aparato reproductor femenino es la de crear vida, es muy importante que la mujer cuide la salud de sus órganos sexuales. Para esto es necesario visitar al ginecólogo con regularidad para que lleve a cabo las pruebas y exploraciones necesarias.

Como ya sabes el sistema reproductor femenino está compuesto por órganos fundamentales para el embarazo:

  • Ovarios: Se encuentran en la parte baja de la pelvis de la mujer. Cuando una niña nace, sus ovarios contienen alrededor de un millón de óvulos, que irán siendo liberados con regularidad a partir de la pubertad. Este proceso se llama ovulación. Los ovarios también son los encargados de producir estrógenos y progesterona, las hormonas sexuales femeninas.
  • Trompas de falopio: Conducto delgado que se encuentra entre cada ovario y el útero. La fecundación se lleva a cabo dentro de una trompa de falopio, una vez que el espermatozoide entra en el óvulo que ha sido liberado. Una vez fecundado, el óvulo viaja por la trompa hacia el útero.
  • Útero: En una mujer que no esté embarazada mide unos seis centímetros. Tiene forma de pera y sus paredes son gruesas. Una vez el óvulo fecundado llega al útero se implanta en su pared y comienza a formarse el bebé. El cuello del útero (cérvix) tiene un orificio muy pequeño, pero durante el parto se expande para que pueda pasar el bebé.
  • Genitales externos: Monte de Venus, labios, clítoris y la entrada de la vagina.

La mujer debe empezar a visitar al ginecólogo cuando empieza a tener una vida sexualmente activa. Las revisiones ginecológicas son importantes para detectar problemas como infecciones, tumores, quistes, etc.

¿En qué consiste la exploración ginecológica?

Unos ginecólogos en Sevilla nos comentan que en primer lugar debes informar al médico sobre tus antecedentes familiares, ginecológicos y sexuales. Qué métodos anticonceptivos usas, cómo son tus ciclos menstruales, si has tenido picores, molestias, etc.

A continuación, el médico te pedirá que te acuestes en una camilla sobre tu espalda y con las rodillas flexionadas, con los talones sobre unos estribos. El ginecólogo examinará primero la parte externa y luego comprobará las paredes de la vagina y el cérvix. Para abrir las paredes vaginales usará un espéculo y buscará cualquier señal inusual como inflamación o secreciones anormales. También tomará unas muestras de células del cérvix, raspando suavemente con una espátula. Esta muestra será enviada a un laboratorio para realizar un test de Papanicolau (citología). Cuando el resultado es negativo significa que el tejido del cérvix es normal. Y si da positivo indica la presencia de células anormales, pero no te preocupes, esto no significa que tengas cáncer. Esta prueba detecta un 95% de los cánceres cervicales y detecta lesiones precancerosas.

Como el ginecólogo no puede ver tus órganos internos (ovarios y útero), te hará un tacto vaginal, que consiste en insertar dos dedos enguantados y lubricados en la vagina y con la otra mano se va palpando el abdomen para así comprobar que está todo en el tamaño y lugar correcto. En este procedimiento es normal que te sientas molesta, aunque no debes sentir dolor, si lo sientes, díselo al médico inmediatamente.

También es posible que tu ginecólogo te realice una ecografía vaginal para ver los órganos internos.

También se te hará un examen mamario para comprobar que no tengas bultos o irregularidades en las mamas. Cuando sea necesario por edad, riesgo, etc. se hará una mamografía.

El mejor momento para visitar al ginecólogo es unos días después de la menstruación.

Recuerda, la detección precoz de las enfermedades puede salvar tu vida. Visita a tu ginecólogo con regularidad y sigue todas sus indicaciones.