Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

higiene belleza cuidados

Mientras estés embarazada sudarás más, por lo que es recomendable que te bañes o duches a diario con agua templada. En las piernas, alterna el agua fría y caliente para prevenir la aparición de varices, terminando con la fría. La ducha, además de refrescarte, tonificará tu piel y te relajará.

Es normal que la piel se reseque y deshidrate, por lo que se recomienda el uso de jabones suaves y neutros.

Usa cremas o aceites hidratantes para evitar que la piel se seque y pierda elasticidad. Insiste sobre todo en las zonas del cuerpo que van a sufrir un mayor estiramiento (vientre, pecho, muslos, etc.). Aplícalas con un masaje superficial hacia arriba, siempre en dirección hacia el corazón y de forma suave.

Usa Champús suaves y evita los productos que puedan dañar tu cabello. Es conveniente que te cortes las puntas un par de veces durante el embarazo para darle más fuerza y vitalidad a tu pelo.

Evita usar depilación con cera caliente, para prevenir varices. Puedes usar la cera fría, las pinzas o algún aparato eléctrico.

Cepilla los dientes después de cada comida para evitar la aparición de caries. Visita al dentista al principio del embarazo.

Lava los genitales externos cuando te duches y utiliza la ropa interior de algodón, Cámbiala con frecuencia. Si es posible evita usar compresas o salvaslip ya que no dejan que la piel transpire con normalidad.

No se recomienda usar desodorantes vaginales. Si necesitas lavarte más de una vez al día, hazlo sólo con agua. Con jabón solo una vez.

Toma el sol con precaución y usa protección solar alta. Si te aparecen manchas en la piel no uses cremas despigmentantes.

Necesitarás un sujetador adecuado para proteger el pecho. Evita usar prendas que te opriman y que dificulten la circulación. Usa el calzado con tacón bajo y ancho.

Mantén la columna en una posición equilibrada, ni muy curvada a la derecha ni a la izquierda, ni excesivamente flexionada hacia delante o hacia detrás. Realiza los movimientos y esfuerzos es una postura adecuada que no perjudique tu espalda.

Es recomendable que duermas al menos 8 horas al día y que te des pequeños descansos durante el día con las piernas elevadas. Siempre que te levantes de la cama, hazlo de lado. Y al levantarte de un sillón apoya las manos en el reposabrazos para ayudarte.

Practica ejercicio al aire libre, como caminar o nadar. Evita cansarte. Consulta siempre con el médico antes de comenzar cualquier deporte.

Puedes viajar en cualquier medio de transporte, salvo contraindicación médica. Los desplazamientos en moto que están desaconsejados. En viajes largos para con frecuencia y pasea y estira las piernas entre cinco y diez minutos.