Paula Echevarría ha cumplido 34 años. Fue ayer cuando disfrutó de su gran día y lo hizo rodeada del cariño y del afecto de todos los suyos. Ella misma ha comentado en su blog cómo se siente en este momento de su vida.

Sus declaraciones son un fiel reflejo de ese estado de felicidad interior que tal vez, pueda producir envidia a algunas personas. Aquí tienes sus palabras: “¡Hola chicas! ¡Ayer fue mi cumpleaños! 34 añitos o añazos, depende  cómo se mire. En este tipo de días señalados solemos tender a reflexionar un poco sobre nuestra vida. Aviso importante: a la gente que no le guste saber que a los demás les va bien, que no sigan leyendo, porque ¿sabéis qué? Que mi vida es mucho mejor de lo que nunca hubiera imaginado. Soy feliz y no hay que pedir perdón por serlo. Doy gracias a Dios cada día que me levanto por estar bien, por la familia en la que nací y la que luego construí, por mi ángel de la guarda que es mi hija, por la persona con la que comparto mi vida, por los amigos que tengo que son muchos y muy buenos; dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro y yo en eso me considero rica. Porque me encanta mi trabajo y por muchísimas cosas más. Y me encanta decirlo, porque para oír desgracias ya están los telediarios”.

La verdad es que alcanzar el equilibrio entre lo personal y lo profesional a veces, no es nada fácil, y menos todavía en el mundo de la fama donde se conocen tantos casos de divorcios. Sin embargo, Paula Echevarría, de momento, se siente bien consigo misma y la verdad es que es agradable poder ver el entusiasmo en los ojos de los demás. En medio de la negatividad de la crisis económica en el que tantas personas sufren y donde la queja a veces, es una forma de autodefensa, también es bonito ver a personas, que sencillamente, son felices.

Más información: Tras la pista de Paula