¡No!, ¡yo nunca me rendí!

Solo estendí que ya fué suficiente.

nunca me rendí

Comparte este artículo!