Este es mi corazón. Tómalo y cuídalo como si fuera el tuyo.

El corazón es como un papel, si lo arrugas, lo quiebras o dañas, nunca vuelve a su estado natural.

Corazón en las manos

Comparte este artículo!