Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

- ¡Ay mamá! no sé si casarme con Valerio el contador o con Tiburcio el militar, le dice María a su madre.

No lo pienses más hija, cásate con Tiburcio el militar. Los militares saben cocinar, tender la cama, y recibir ordenes; en cambio los contadores como Valerio solo saben contar.