Era un  jugador de blackjack con trece en la mano que está discutiendo con el dealer, si debe o no darle propina.

El jugador le dice que cuando recibe cartas malas no es culpa del dealer y cuando recibe buenas cartas obviamente el dealer no tiene nada que ver, así que por qué debe darle propina.

El dealer le pregunta que si cuando va a un restaurante a comer le da propina al mesero.

El jugador le responde que sí.

Entonces, le dice el dealer que el mesero le sirve comida y él le sirve cartas, así que debería darle propina.

El jugador, le dice que está bien, pero que el mesero le da lo que el pide...así que tráigame un ocho!

Comparte este artículo!