Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

varices gestacion

Las varices son dilataciones de las paredes de las venas. Esto hace que el retorno de la sangre al corazón sea más difícil.

Se producen por una alteración de las válvulas venosas que se encuentran en el interior de dichas venas. Cuando esas válvulas no funcionan correctamente la sangre se va acumulando formando estas dilataciones, las varices. 

Las varices son más frecuentes en mujeres que en hombres y el riesgo aumenta durante el embarazo.

Factores que favorecen su aparición:

  • Aumento de peso.
  • Aumento de la presión del útero sobre las venas de la pelvis.
  • Hormonas del embarazo.
  • Aumento del volumen de sangre de la madre.

Cómo prevenir o mejorar las varices si ya han aparecido:

  • Control del peso: toda mujer embarazada ha de ganar peso, pero éste ha de estar muy controlado. Un exceso de peso contribuye a empeorar las varices.
  • Evitar el sedentarismo: es recomendable no estar mucho tiempo sentada. Pequeños paseos, levantarse de la silla o el sillón cada poco tiempo, subir o bajar escaleras, activa la circulación.
  • No utilizar zapatos de tacón.
  • No utilizar ropas ceñidas o ajustadas. No solo en la zona de la barriga, evita pantalones o mallas que opriman las piernas o medias que aprieten.
  • No levantar peso.
  • Evitar el calor y la exposición al sol, ya que gracias a ello se dilatan más las venas.
  • No fumar.
  • No cruzar las piernas al sentarse.
  • En la ducha intenta que el último aclarado sea con agua fría.
  • Dormir apoyada sobre el lado izquierdo a fin de evitar presión en la vena cava.
  • Utilizar medias elásticas de compresión para prevenir. En caso de que hayan aparecido evitarán que éstas se agraven.
  • Durante la noche o en los momentos de descanso es recomendable que los pies estén más altos que el cuerpo, al menos quince centímetros. Esto ayudará a que el retorno venoso sea más eficaz.
  • ejercicio. La actividad física es fundamental, salvo en los casos donde el reposo haya sido indicado por el médico. Caminar entre 20 y 30 minutos diarios es muy recomendable. La natación muy suave también favorece mucho a la mujer embarazada, o bien ejercicios de piernas en el agua.

Se debe consulta de inmediato al médico en caso de notar la variz endurecida, dolor o enrojecimiento. La complicación más grave que puede suceder es una tromboflebitis.