Tus manos me comprenden,
me hablan, me tocan,
me llevan, me hacen tierna...
no dejes de abrazarme cada segundo.

Comparte este artículo!