Tenerife tiene dos cosas,
que no las tiene Moscú:
Un clima maravilloso
y la belleza que eres tú.

Comparte este artículo!