Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

displesia cervical

Diagnóstico y tratamiento de la displasia cervical

La displasia cervical es una anomalía de la células de la superficie del cérvix. No se trata de un cáncer, pero no descarta que pueda volverse canceroso con el tiempo.

Esta alteración, relacionada con el virus del papiloma humano, puede producirse a cualquier edad, desde el momento en que se empiezan a mantener relaciones intimas. Se detecta a través de un Papanicolau (citología). Suele tener mayor incidencia en las mujeres que comenzaron sus relaciones intimas a edad muy temprana o que han tenido varias parejas sexuales.

Sí al hacerte el test de Papanicolau te sale que existe una displasia, será necesario que te realicen más pruebas como un Papanicolau adicional o una colposcopia. Y dependiendo de los resultados el médico te mandará un tratamiento.

El colposcopio es una lente de aumento con luz, con el que tu médico examinará tu cérvix. Si encuentra alguna anomalía tomará una muestra del tejido (biopsia) para que esta sea analizada y así confirmar que existe la displasia y gravedad.

Si no tratas la displasia, podría evolucionar a un cáncer.

La displasia cervical puede tratarse de diferentes maneras:

  • Observación: Se da un tiempo para ver si el cuerpo elimina el problema por sí mismo.
  • LEEP: Escisión electroquirúrgica con asa. Con este tratamiento el médico extirpa el tejido dañado y para eso utiliza un asa delgada de alambre y una corriente eléctrica totalmente controlada.
  • Criocauterización: Este tratamiento implica congelar el cérvix y para a continuación destruir el tejido dañado.
  • Cirugía con láser: Aquí, el tratamiento consiste en quemar el tejido dañado con un haz de luz de alta energía. Apenas produce daño al tejido que está alrededor y además la zona cicatriza muy rápido.
  • Conización: Cuando se trata de una displasia más profunda o grave, se extirpará una parte del cérvix.

También te puede interesar leer: Displasia del cuello del útero y embarazo y Revisión ginecológica: En qué consiste y cuándo ir